Cerrar [X]

Deportes

Gol ‘validado’ a aficionado del Olimpia cuesta casi $2.000

ACAN-EFE

miércoles 8, febrero 2017 - 7:27 pm

El gol que un aficionado del Olimpia de Honduras anotó el pasado domingo en el clásico nacional en Tegucigalpa contra el Motagua, le ha costado al club casi 2.000 dólares de una multa impuesta hoy por la Comisión de Disciplina del fútbol local.

El Olimpia, que jugaba como local ante su eterno y vecino rival del Motagua, fue sancionado con 45.000 lempiras (1.893 dólares), por no haber ejercido un mayor control de seguridad durante el juego, que finalizó con empate a dos goles.

Para el árbitro del partido, Óscar Moncada, no ha habido ninguna sanción, porque al parecer ha prevalecido su criterio basado en ley en el sentido de que el gol del aficionado no interfirió en el que al mismo tiempo anotó el delantero del Olimpia Roger Rojas.

publicidad

El gol de Rojas, que significó el empate 2-2, fue anotado a los tres minutos y medio del tiempo de descuento, de tres, que había dado Moncada, quien esta semana ha dado mucho de qué hablar en Honduras, donde el fútbol se vive de manera apasionada y cada aficionado es una especie de jugador, entrenador y árbitro a la vez.

El “tercer” gol del Olimpia lo anotó un fanático que entró por la banda derecha, en el campo que defendía el Motagua, aprovechando que lo mejor del juego estaba en la izquierda, por donde el Olimpia se afanaba por empatar luego de que el Motagua había convertido su segundo gol al minuto 89, que lo ponía de nuevo a ganar.


El aficionado, que entró sin camisa y luciendo gafas negras, corrió un cuarto de cancha con una pelota similar a la que estaba en juego y justo en el momento que Rojas anotó el gol del empate con un potente disparo de pierna izquierda frontal al marco del Motagua, por la derecha y con la derecha hacía lo mismo y lo celebraba.

Los dos balones entraron simultáneamente a la portería del Motagua, cuyos jugadores corrieron a reclamarle al árbitro, mientras en el sector de los aficionados del Olimpia festejaban el empate y el gol del intruso, que ha trascendido fronteras y variopintos comentarios y bromas.

Desde que el seguidor del Olimpia saltó la cerca frente a las gradas de sol donde estaba concentrada la afición de su equipo, hasta que salió de la cancha y volvió a las gradas saltando de nuevo la cerca, esta vez por el extremo sur, transcurrió un minuto.

Tras anotar su “gol”, el fanático olimpista corrió jubiloso por toda la cancha, por dentro, en paralelo a la línea lateral, entre la hilaridad de muchos y la indignación de los jugadores, aficionados y directivos del club Motagua, que habría apelado sin éxito ante la Comisión de Arbitraje exigiendo el triunfo.

El seguidor del Olimpia no fue el único “cuerpo extraño” que entró a la cancha mientras se disputaba el clásico de los dos equipos de la capital hondureña, antes lo había hecho un niño de unos dos o tres años que salió del sector de sillas, en sentido opuesto a las gradas de sol, a la altura del medio campo.

Entonces, el árbitro Moncada paralizó el juego por mientras un jugador del Motagua sacaba al niño en brazos, en otro ambiente de hilaridad entre los aficionados del sector de silla y palcos.

Moncada, al momento que el seguidor del Olimpia entraba en carrera al área, estaba frente a él, pero al parecer, como vio que no interfería en la jugada, no suspendió el partido sino que hizo su propia lectura de reglamento y dejó que Rojas anotara.

Para Amílcar Burgos, miembro de la Comisión Nacional de Arbitraje, Óscar Moncada y sus asistentes “actuaron bien”, porque el colegiado central hizo su propia lectura e interpretación y aplicó el reglamento sobre el “cuerpo extraño”.

Moncada, según señaló Burgos, pudo suspender el partido, pero no lo hizo porque consideró que el seguidor del Olimpia no interfería en el juego, aunque estaba tirando a puerta al mismo tiempo que Roger Rojas.

El entrenador del Motagua, el argentino-hondureño Diego Vásquez, considera que el gol del Olimpia debió ser anulado porque hubo “un fallo de regla” y que “tendrá que haber una apelación”.

El portero del Motagua, Jonathan Rougier, también argentino y recién contratado por el club hondureño, ironizó diciendo que solo faltaba que el árbitro Moncada indicara que el partido finalizó 3-2 a favor del Olimpia y que era la primera vez que miraba algo tan insólito como lo ocurrido el domingo en el Estadio Nacional.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Los comentarios están cerrados.