Cerrar [X]

Buenos Días

¿Hasta cuándo tanta saña y brutalidad?

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

viernes 6, abril 2018 - 12:00 am

Un hombre de 26 años decapitó a otro de 64 años por robarle un celular en el centro de San Salvador ayer por la madrugada. El sujeto, que luego fue identificado por la Policía como un pandillero, entró a un restaurante donde trabajaba la víctima y lo atacó a machetazos. Fue capturado poco después por la PNC cuando huía con su ropa ensangrentada.

¿Hasta cuándo tendremos que soportar tanta saña y tanta brutalidad en este país? La violencia es el pan de cada día y hay varias generaciones que han tenido que soportar esta tragedia sin pausas y pareciera que vendrán muchas más con la misma experiencia.

Somos una sociedad enferma de violencia. Para los niños ver homicidios ya es “normal”, para muchos adultos hablar de un asesinato ya no parece ser algo extraordinario y hablan con una indiferencia que da escalofríos.

publicidad

Para que nos demos una dimensión de nuestra tragedia, Costa Rica está alarmada porque el año pasado tuvo un récord en homicidios: 603. Esa es una cifra que El Salvador supera en solo los primeros dos meses del año. Para los costarricenses eso es una preocupación nacional y fue un tema de profundo debate en la recién finalizada campaña electoral presidencial. En El Salvador hablamos de reducción de la tendencia de homicidios y las autoridades se dan por satisfechas, es más, algunos políticos ni siquiera pueden hacer una propuesta coherente sobre cómo combatir la criminalidad. Simplemente no puede ser.

Hemos perdido la capacidad de asombro y por eso no nos  sorprendemos que ocurran estas tragedias como la de ayer por la madrugada. Nuestros niños no pueden seguir viendo la violencia y los asesinatos como algo normal. Por eso cuando crecen y salen del país, no quieren volver porque descubren lo que es vivir en paz y armonía. Esto tiene que cambiar.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.