Cerrar [X]

Sin categoría

“Hubo catarsis (en Ataco), era necesario y justo”

lunes 7, septiembre 2015 - 12:02 am

ronald-ochaeta

FOTO: ERNESTO MARTÍNEZ/DEM

La Organización de Estados Americanos (OEA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha acompañado un conjunto de esfuerzos entre los dirigentes de los partidos políticos que han culminado por hoy en una declaratoria firmada en Ataco, Ahuachapán. No ha sido fácil y fue necesaria una catarsis. Sin embargo, el representante de la OEA en El Salvador, Ronalth Ochaeta, hace advertencias claras: si no se logran acuerdos mínimos, “el futuro está a la vecindad”, refiriéndose a la criminalidad enraizada en Guatemala. Señala que ahora toca a los diputados ser los artesanos de estos acuerdos y que falta “voluntad política” para lograr la recaudación necesaria para ejecutar la hoja de ruta, el plan El Salvador Seguro.

¿Fue difícil que los partidos políticos de El Salvador llegaran a un acuerdo en Ataco?

publicidad

No diría tan difícil. Todos los procesos de negociación tienen ciertas sinergias, la gente conoce poco pero hemos tenido casi 10 reuniones previas a la de Ataco, no fue una reunión espontánea que se acordó en las últimas semanas, ha venido de un trabajo de filigrana, de a poco, construyéndose, los secretarios de los partidos han sido los alquimistas para irle dando forma a este acuerdo. Ahora toca a sus integrantes en los partidos con representación en la Asamblea darle forma, ser los artesanos de esos acuerdos, a través de leyes que permitan el combate a la criminalidad, la prioridad número 1 por unanimidad. Ha sido lo alentador, que esa madurez que manifestaron en estos días de retiro se vaya a continuar manifestando. Por fortuna, hay un mensaje de esperanza para la población de que finalmente la clase política, que es por donde pasa uno de los factores a la solución del problema, que es la arquitectura legal que necesita este Gobierno.

Haber sostenido 10 reuniones previas hace pensar que no fue fácil acercar posturas… ¿Cuáles eran las mayores discordias?


Los enfoques y el clima de animadversión que se fue creando. Estoy hablando de más o menos 10 reuniones desde el año pasado (abril-junio). En el contexto de la misión de observación electoral, se le planteó a ARENA y al FMLN la posibilidad de encontrar acuerdos en los que la OEA podía poner sus buenos oficios, lo hizo el jefe de misión. Convocó a Naciones Unidas… Llegamos hasta enero, cuando se le pide al secretario general de la OEA que fuera depositario de ese acuerdo de voluntad. Hicimos dos o tres reuniones, suspendimos por las elecciones y dimos un compás de espera porque estaba muy caldeado el ambiente.

¿Hubo algo que desenllavó ese ambiente

La demanda de la población. Fue unánime la inquietud de la población de que querían soluciones y no ver enfrentamientos mediáticos. Hubo reuniones muy respetuosas pero muy duras, con mucha altura se dijeron cosas, salieron satisfechos. Aquí me gusta citar las palabras de, porque fue un punto de quiebre, la señora Ana Guadalupe Martínez, ella llamaba a la reflexión para “desmontar la retórica de confrontación”. Hubo un silencio profundo, no tardó ni un minuto, pero habían calado las palabras de ella…

¿Eso fue en Ataco?

No. Fue antes. Dos reuniones antes. A finales de junio, a principios de julio.

Cuando llegaron a Ataco, ¿sabían que iban a sacar un resultado?

No. Todos llegaron a la expectativa de qué iba a pasar. Había desafortunadas declaraciones de distintos dirigentes partidarios, no contribuía a un clima de distensión previo a conversaciones que alentábamos que iban a ser muy importantes. Tanto así que una evaluación que hicimos era que lo mejor no era suspender (la convocatoria)…

¿Qué tan legítimo es el acuerdo y creíble para ustedes porque podría ser otro más?

Legítimo es. Quienes lo firmaron son presidentes y secretarios de partidos políticos legalmente constituidos. En cuanto a lo credibilidad, eso se la van a dar con las acciones. Para nosotros, es muy alentador ver la actitud de ellos, hay muestras y gestos de que van a continuar dialogando y concretando de a poco acuerdos mínimos. Esa credibilidad la van a dar las acciones. Vea, al opositor no se le puede decir que deje de ser opositor pero siempre que se haga a una altura. El Gobierno también lo puede hacer pero también con altura. Hay códigos elementales. Acordaron que van a seguir habiendo diferencias pero, cuando haya serias dudas y reclamos, que se hagan primero bis a bis. Enemigos no son, son adversarios… El país necesita acuerdos mínimos, de consenso, en puntos tan básicos como la seguridad. De otra manera, yo no quisiera nunca, a nadie se lo deseo, pero el futuro está a la vecindad.

ronald-ochaeta-2

FOTO: ERNESTO MARTÍNEZ/DEM

¿Les ayudó la visita a Medellín?

Permeó ciertas posiciones duras. En Medellín, hace 15 años estaban en una situación de 385 homicidios diarios, o perdían la ciudad a manos del narcotráfico y de los paramililitares, o la retomaba la ciudadanía aliados al poder local y nacional. Fueron los empresarios los que se subieron la manga y le echaron el hombro para rescatar Medellín. Una fórmula (fue) que el 5 % de las obras de la iniciativa privada iba directamente a la gobernatura para proyectos de inversión social, única y exclusivamente para eso, con una veeduría de la iniciativa privada y la alcaldía aceptó. Empezaron a ganarle a crimen a través de presencia del Estado, a través de infraestructura y es lo que continúan haciendo…

¿Qué tan clave es aprobar un impuesto?

Es una determinación que los salvadoreños soberanamente deben decidir. Pero que el país necesita financiamiento con el brazo de la iniciativa privada, de la sociedad civil, se necesita.

La empresa privada critica la gestión del actual Gobierno por la violencia, inseguridad y falta de ahorro. ¿Es válida esta crítica?

Tendrán que analizarla ustedes los salvadoreños. Todos los sectores deben generar confianza. En Colombia nos decían que la percepción es más alta que la realidad… Yo me siento más inseguro en Guatemala que en El Salvador, pero el salvadoreño se siente más inseguro acá. Es innegable que la gente más excluida de este país es la que está sufriendo porque ellos están viviendo día a día la extorsión y la muerte de familiares, más allá de si son o no de las pandillas. El gran empresario también sufre la extorsión. Sale más caro estar pagando seguridad privada más la extorsión que de pronto ponerse de acuerdo y buscar una fórmula justa para todos en la que se pueda aportar y administrar transparentemente los dineros… Ya está el diagnóstico, no necesita más, pero se necesita voluntad política para la recaudación y encontrar fuentes de financiamiento.

¿El diálogo fue distensionado?

Al principio, sí, porque hubo catarsis, y era necesario y era justo.

Sí fue un retiro, entonces…

Fue un retiro. Prefiero decirle retiro a encerrona (porque) nada estaba arreglado, nada estaba dicho. Estamos gratamente sorprendidos y muy felices. Obviamente hay puntos duros que se van a tocar, pero hay un orden sobre ciertos  puntos, para continuar de forma propositiva y positiva como lo han venido realizando los dirigentes.

¿Cómo harán para dar seguimiento a estos acuerdos?

A este Gobierno le quedan tres años y medio. El próximo Gobierno le va a tocar continuar con la misma situación o adoptar una política de Estado que hoy por hoy se está proponiendo. Se puede prevenir, de aquí a tres años y medio, muchas situaciones, para eso se necesita el concurso de todos. El combate a la criminalidad no debería ser de un partido político, de los partidos o del Ejecutivo. Todos tienen que dialogar y ponerse de acuerdo, y montar la estrategia de país.

Eso redefine el deber ser de la oposición…

No. Creo que la oposición puede continuar su trabajo de oposición pero de una manera constructiva. Le puedo hablar de mi país, el partido que pierde las elecciones pasa a la oposición y por hacerle imposible la ejecución al nuevo Gobierno hace oposición en el Congreso por oponerse, caían casi en el chantaje. Otto Pérez tuvo la virtud de unir a la ciudadanía de todos los estratos sociales, de todos, y una clave fue que nadie monopolizó al movimiento, nadie se subió a una tarima. La única lógica era hacer presencia, caminar, no había una consigna de un partido. No se sacaron publicaciones en la prensa. La última fueron 150 mil personas. A mí se me eriza la piel.

Perfil

Diplomático. Abogado y notario, graduado en la Universidad de San Carlos de Guatemala, con una maestría en Derecho de Law School, Notre Dame University. Fue director y cofundador de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala. Abogado acusador de casos de violaciones a derechos humanos.

 

 




Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.