Cerrar [X]

Internacionales

Liberan a salvadoreña indocumentada con tumor cerebral

EFE

jueves 2, marzo 2017 - 5:00 pm

Cortesía: NBC 5 News

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de EE.UU. liberaró a Sara Beltrán, una salvadoreña indocumentada que sufre de un tumor cerebral y que lleva detenida más de 15 meses en un centro en Texas, para que pueda regresar con su familia y buscar un tratamiento médico adecuado.

Según confirmaron fuentes de Amnistía Internacional (AI) a Efe, a Beltrán se le permitirá vivir con su familia en Nueva York mientras se procesa su solicitud de asilo, después de que sus allegados hayan desembolsado una cantidad de dinero no revelada por su liberación.

publicidad

La organización pro derechos humanos reiteró que bajo la ley estadounidense e internacional, las personas que llegan a Estados Unidos pueden solicitar asilo si temen por su seguridad en su país de origen.

Además, sus derechos humanos deben ser protegidos mientras sus reclamaciones están siendo revisadas. “Es inconcebible tratar a las personas que huyen de la violencia y el peligro como si fueran criminales”, manifestó en un comunicado el portavoz de AI en Estados Unidos, Eric Ferrero, que añadió que el hecho de solicitar asilo no debería significar renunciar a los derechos humanos en el proceso.


En sus primeras declaraciones tras ser liberada, Beltrán aseguró que no recibió ningún tipo de maltrato. “Nadie me ha tratado mal, me han atendido bien pero mi estado se salud es otro. El neurólogo dijo que tengo que tener un tratamiento porque mi tumor puede crecer más o se puede quedar ahí y puede haber una cirugía en el futuro”, aseguró.

Beltrán llegó a territorio estadounidense en busca de asilo huyendo de la violencia de las pandillas y de la violencia doméstica en El Salvador, un país en el que el ratio de homicidios ha aumentado notablemente en los últimos tres años, para vivir con parientes ya establecidos en Estados Unidos.

La salvadoreña ha estado desde noviembre de 2015 en un centro de detención en Alvarado (Texas), a excepción de una breve estancia en un hospital local la semana pasada, de donde fue dada de alta al cabo de pocos días.

A principios de febrero, la mujer empezó a sentir fuertes dolores de cabeza, hasta que el 10 de febrero el personal del centro de detención tomó la decisión de ingresarla en el Hospital Huguley de Burleson (Texas), dónde se le diagnosticó el tumor cerebral.

Concretamente, Beltrán sufre de un tumor pituitario, enfermedad que afecta a la glándula pituitaria, encargada de la producción de distintos tipos de hormonas que influyen en el crecimiento, el metabolismo, la salud de los huesos o la producción de hormonas sexuales, entre otros.

Sobre lo que hubiera sucedido con su enfermedad en caso de ser deportada, Sara Beltrán expresó que “a lo mejor se hubiera muerto”.

“En mi país no hay una atención médica como la que hay acá, mi prima tiene un tumor en su cabeza, no han podido hacer nada por ella y no digamos conmigo que lo tengo en el cerebro”, expresó la salvadoreña.

Entre los síntomas que puede producir la presión de la masa del tumor están dolores de cabeza y trastornos de la visión, además de producir fatigas y mareos en el enfermo. Ferrero señaló este miércoles a través de teleconferencia sentirse “ultrajado” con el comportamiento de ICE en las últimas semanas, desde que Beltrán se empezó a quejar de los dolores “insoportables” de cabeza.

Entre otras acciones, AI movilizó la semana pasada a sus más de 1,2 millones de miembros y simpatizantes estadounidenses para exigir al ICE y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) la libertad condicional de la salvadoreña mientras se revisa su solicitud de asilo.

VIDEO: NBC 5 News

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.