Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Indecencia política

Lunes 7, Marzo 2016 - 12:00 am

Nuestro país, cada día se desarma, en la miseria, inseguridad e inmoralidad, al grado que a lo malo llaman bueno y a lo bueno llaman malo, de tal manera que los héroes son los anárquicos y desestabilizadores de la institucionalidad. Los caudillos del crimen, los traficantes y corruptos de menores, los testaferros que alardean de los bienes adquiridos ilícitamente y que solo sirven como puente para el lavado de dinero.

De manera que las personas que son consideradas buenas en nuestra cultura salvadoreña, no son las honradas y justas con sus semejantes, sino los picaros, aquellos que son capaces de transformar su realidad paupérrima en una realidad de lujos y excesos, producto de la argucia e ilicitud de sus acciones.

Una gran parte de salvadoreños, consideran cachimbones y capaces a todos aquellos que convencen a las masas en las redes sociales con verborrea y mensajes enérgicos de combate a la corrupción, pero una vez montados en las mieles del poder público, se enriquecen a la luz de todos, pero las masas siguen creyendo en su honradez aparente, pese a los múltiples indicios de culpabilidad, de tal forma que el fanatismo, les ha nublado en buen juicio.

publicidad

Lo mismo sucede con los “troles” estos se llevan la medalla al heroísmo cuscatleco, solo comparados con los Vengadores de Marvel. Y claro son considerados así, porque son anárquicos, rechazan lo legal, no les importa el Estado de Derecho y menos la imagen de sus adversarios. De manera que su interés es la desestabilización y la rumorología, aman el sembrar caos y terror en las redes sociales.

Son poseedores absolutos de la verdad y mensajeros soberanos para llevar aliento a los reprimidos por los grandes medios de comunicación. De tal suerte que nuestro país ha comenzado a circular en una línea bien delgada entre lo correcto e incorrecto, y lo que es peor, hay funcionarios públicos que están validando y apoyando estas acciones ilícitas.


Ya que es preocupante ver al señor Alcalde de San Salvador y a un grupo de funcionarios públicos concentrarse frente a la Fiscalía, e incitar a las masas hacia el desorden y desacato a las autoridades legítimamente constituidas. Todo ello representa un abuso de autoridad por la investidura que ostenta, pero además es un mal ejemplo hacia las nuevas generaciones.

Es decir que el mensaje que envía el Alcalde a la juventud, es que un funcionario público puede usar el poder que le ha conferido el pueblo, para intimidar a sus adversarios o para obstaculizar la institucionalidad a fin de disuadir la mala imagen que le acarreado el ciberataque a La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy.  Y que según el Juez, sitúa al contacto Nayib Bukele, como líder de estos ataques.

Lo que significa que puede ser procesado como cualquier ciudadano, en ese sentido se espera que no haga uso de las influencias políticas para sustraerse de esa realidad jurídica. De manera que lo más sensato y honesto es, que el señor Acalde decline su cargo por un tiempo y pueda enfrentar la justicia como cualquier persona, y no estar utilizando los recursos públicos ni a los bases del FMLN, para defenderse ante la acusación que se le viene.

Así mismo la ciudadanía debe de entender que las concentraciones o marchas, hacia las instituciones públicas deben de ser siempre un derecho Constitucional, para reclamar el abuso de autoridad o violación a los derecho fundamentales de algún compatriota, pero jamás se debe de utilizar una marcha, para defender intereses particulares y menos a personas que están siendo procesadas por hechos delictivos.

En suma los partidos políticos deben de ser instrumentos para defender los intereses del pueblo y no cueva de corruptos ni tapaderas de delincuentes. Del mismo modo el Gobierno y sus funcionarios están supeditados a la Constitución y al pueblo salvadoreño, por lo tanto es incorrecto e inmoral que funcionarios públicos den su apoyo a personas que han actuado al margen de la ley.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.