Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Jóvenes de posguerra: Un alivio para el dolor de Patria

Viernes 30, Octubre 2015 - 12:00 am

En medio de una realidad nacional donde hay más de 20 homicidios diarios, en un país en el que asesinos desalmados matan niñas, jueces, policías, militares; donde un pastor evangélico organiza cultos para  extorsionar y la clase política navega en un océano de corrupción y se debate en una confrontación estéril, el dolor de Patria es grande.

Un alivio a este profundo sufrimiento nacional es saber que cuarenta jóvenes en un libro llamado “El país que viene” han dado a conocer sus convicciones y valores para construir una nueva nación. Estudiar con atención el pensamiento de la nueva generación, elaborar una matriz para identificar cuáles son sus coincidencias, es importante para generar dinámicas de actuación que lleven al país a beneficiarse de la energía creadora de los jóvenes.

Es evidente que 40 jóvenes no representan lo que piensa toda la juventud del país, por eso es alentador que se anuncie que el siguiente paso es que durante un año los diferentes autores del libro visitarán los 262 municipios para realizar conversatorios con los muchachos de El Salvador profundo.

publicidad

Es cierto que la energía juvenil es indispensable para sacar el país adelante pero debe combinarse con las luces de otras generaciones que han acumulado experiencia y conocimientos a lo largo de la vida.

No nos engañemos, los líderes que están al frente del mundo son personas maduras. El Papa Francisco tiene 78 años y es el guía espiritual de más de 1,196 millones de personas. Angela Merkel es Canciller del país más importante de Europa y tiene 61 años. Vladimir Putin conduce enérgicamente Rusia y tiene 63 años. Cristina Fernández de Kirchner con 62 años está al frente de Argentina y Dilma Rousseff nacida en 1947 es presidenta de un agitado Brasil.


En El Salvador gozamos de un bono demográfico, pues hasta el año 2050 contaremos como país con más personas en edad productiva que con personas dependientes. Esta ventaja no la estamos aprovechando como se debe. Cuando uno conversa con jóvenes lo que expresan es que en El Salvador no hay oportunidades de empleo y existe mucha delincuencia; los muchachos viven con temor y la mayoría considera como una opción realista irse del país.

La generación de posguerra sabe del conflicto armado y de las negociaciones que terminaron en los Acuerdos de Paz por los libros, a lo mejor por esto, tienen más condiciones para vencer la polarización que nos destruye, es cierto que en términos generales se puede afirmar que la generación actual es “la mejor formada y más informada de la historia” pero hay mucho por hacer para sacar a la juventud de su apatía e indiferencia ante la realidad nacional.

El indicador para medir los avances de la juventud es a partir de su nivel de conciencia acerca de los problemas del país. Problemas como la desigualdad social, la exclusión, la pobreza, la falta de empleo, educación y delincuencia tienen que ser  planteados por los jóvenes y deben ofrecer soluciones tomando en cuenta que propuestas que no se organizan caen en el vacío y que para logar lo que quieren deben asociarse y luchar.

Uno de los problemas más grandes en Latinoamérica son los “ninis”, es decir, “los jóvenes que ni trabajan, ni estudian. En el caso concreto de El Salvador, el 24.8 % de los jóvenes no trabaja ni estudia. Esto implica que para dicho grupo etario no se están generando condiciones académicas y laborales adecuadas para que logren una trayectoria laboral positiva, afirma una investigación de la OIT. El informe revela que de ese porcentaje la mayoría lo ocupan los jóvenes entre 20 a 24 años, que representa el 30.8 % de la población total del país. Los jóvenes salvadoreños y en especial las mujeres son la población con más desempleo en el país. Esta realidad debe cambiar.

La pobreza también es uno de los desafíos que enfrentan los jóvenes salvadoreños. Ya es tiempo que todos busquemos soluciones ante la situación que atraviesan los jóvenes a causa de factores estructurales que se relacionan con la pobreza y la falta de oportunidades.

Se debe fijar la mirada en el desarrollo integral de la juventud, debido a la importancia social y económica que representan: actualmente hay 1.79 millones de jóvenes en el país, junto con ellos podemos encontrarle solución a los problemas nacionales.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Salvadoreños en los Estados Unidos

Todos debemos aportar en la construcción de una estrategia de ayuda a nuestros connacionales en el ...

MÁS INFORMACIÓN
Buscar soluciones a problemas y no culpables

Los problemas del país son demasiado serios para dejarlos en manos de la clase política. Se necesi...

MÁS INFORMACIÓN
¿Estamos en una situación de guerra?

Lo que está en juego hoy es: Si nos decantamos por definir la situación delincuencial como una gue...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.