Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La alerta estadounidense

Jaime Ulises Marinero / Periodista

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Martes 19, Enero 2016 | 12:00 am

Nuevamente, al igual que en junio de 2015,  el Departamento de Estado de los Estados Unidos, renovó el viernes de la semana pasada,  su alerta de viaje a El Salvador debido a que el nivel de violencia y criminalidad continúa siendo muy elevado.

Actualmente El Salvador presenta una tasa de 103.1 asesinatos por cada 100 mil habitantes, lo que convierte al país en uno de los más violentos del mundo, lo que es una vergüenza para cada uno de los salvadoreños que a diario vivimos expuestos a ser víctimas de la delincuencia.

Me parece que la preocupación  de Estados Unidos es válida, si tomamos en cuenta que desde 2010 un total de 38 estadounidenses han sido asesinados en El Salvador, es decir, un promedio de 6.3 por año. A ello se agrega que en ese mismo periodo 449 ciudadanos de esa nación denunciaron el robo de sus pasaportes y una gran cantidad fueron víctimas de otros delitos.

publicidad

En Estados Unidos, con todo y las masacres en centros escolares, iglesias y sitios de concurrencia masiva, la tasa de homicidios es de 4.5 por cada 100 mil habitantes, lo que legitima la preocupación de esa nación norteamericana, pues tal como lo dice el comunicado oficial, aunque los ciudadanos estadounidenses no están señalados como objetivos, la violencia generalizada aumenta enormemente la posibilidad de que alguien esté en el lugar erróneo en el momento equivocado.

El Departamento de Estado, en su comunicado también resalta que en El Salvador la mayoría de los crímenes graves nunca se resuelven por la falta de recursos del Gobierno salvadoreño y ponen como ejemplo que de los 38 estadounidenses asesinados en el país desde 2010 solo en siete casos hubo condena.

Recalca, el gobierno de Estados Unidos, que los delitos habituales incluyen extorsiones, atracos, agresiones en carreteras, invasiones de casas y robo de vehículos, además recuerda que las pandillas cuentan con miles de miembros dispuestos al uso letal de la fuerza y dedicados a actividades delictivas como secuestros, sicariatos  y tráfico de drogas y armas.

En realidad nada de lo manifestado por el gobierno estadounidense es desconocido por los salvadoreños que a diario sufrimos por la vorágine desencadenada por los delincuentes que mantienen el control de buena parte del territorio nacional. Es tal el poder de las pandillas que hay colonias o comunidades donde ni las autoridades de seguridad pública ingresan. Negar que esto es real, es vivir enajenado, ser fanático o masoquista.

Creo que el gobierno americano hace lo justo y necesario para sus connacionales al advertirles sobre los riesgos de viajar a El Salvador. Es equivalente a que nuestro gobierno alerte a los compatriotas sobre los peligro de viajar indocumentado hacia Estados Unidos, pasando por Guatemala y México, pues se exponen a ser secuestrados, violados, desvalijados y hasta asesinados.

Por eso entiendo que las declaraciones del vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, respecto a que la alerta de Estados Unidos es incoherente, son realmente incoherentes. Según Ortiz la alerta es incoherente porque Estados Unidos es un socio importante para la región centroamericana y eso ahuyenta la  inversión y el turismo.

Claro, Ortiz ha respondido políticamente, pero hubiera sido mejor si reconociera el problema, pues el primer paso para superar un problema es aceptar que existe. Recordemos que el gobierno salvadoreño ha anunciado cambios en el área de seguridad pública y aunque no todo cambio necesariamente produce una mejora, nada se cambia si está bien, solo se perfecciona.

Ojalá que los cambios que en este momento está estudiando el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, no solo sean de personas, sino también de estrategias y compromisos. Se requiere de funcionarios capaces y efectivos, que devuelvan la confianza a la población y que generen resultados graduales. No se necesitan de planes teóricos sino de acciones concretas.

Estados Unidos tiene la capacidad de visibilizar sus alertas y evitar que sus connacionales se expongan, pero los salvadoreños que vivimos en este lindo territorio, tenemos que sufrir a diario el temor de ser víctimas de la delincuencia.

Más de 20 muertos diarios, miles de víctimas de otros delitos, son una dura realidad resumida por el comunicado estadounidense y visualizado por la ONU, como una deuda pendiente tras los Acuerdos de Paz.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons