Cerrar [X]

Editorial

La división de la oposición ayuda al chavismo

Alvaro Cruz

sábado 28, octubre 2017 - 12:00 am

Henrique Capriles, el político venezolano que se volvió un icono de la oposición democrática de ese país, renunció esta semana a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) después que cuatro gobernadores opositores se juramentaran ante la Asamblea Constituyente que el resto de los antichavistas han deslegitimado.

El incidente es el último síntoma de la fractura opositora en Venezuela que, pese a ser mayoría, ha sido sumamente errática e incapaz de derrocar por medios legítimos a la dictadura de Nicolás Maduro, que ha destruido la institucionalidad democrática y se ha sostenido gracias al poder militar, pese a la condena internacional.

El caso es aleccionador para los sectores opositores de regímenes similares, alineados con el chavismo y que se resisten a dejar el poder por medios democráticos, torciendo las constituciones, perpetrando sonados fraudes electorales y comprando a opositores corruptos. Ha sucedido en Venezuela, Nicaragua, Ecuador o Bolivia.

publicidad

La oposición salvadoreña debe aprender de estos casos para estos dos años electorales claves que vienen por delante. Debe fortalecerse en principios y estrategias si no quiere ver repetidos esos fenómenos y ser corresponsable en la pérdida del sistema democrático y de la institucionalidad, como en esas naciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.