Cerrar [X]

Nacionales

La escuela “el respiro” del Distrito Italia

Yessica Hompanera

lunes 25, septiembre 2017 - 12:01 am

El instructor de escultura se asusta cuando ve las creaciones de sus estudiantes. Él no esperaba y no cree que las primeras obras  sean calaveras, pistolas, granadas entre otros artefactos destructivos. Unos salones más adelante, el profesor de pintura observa cómo sus estudiantes toman el pincel, unos son delicados pero otros tiran zarpazos violentos en el lienzo.

Es la forma de hacer las figuras en arcilla y los trazos en el papel lo que indica a los profesores el nivel de violencia que sus aprendices tienen. Así lo expresan los docentes.No se trata de ningún estudio especializado de alguna institución sino del instinto inequívoco de cada maestro del Centro Escolar Distrito Italia, de Tocanatepeque, al nororiente de San Salvador.

En 1998, profesores preocupados por el ambiente violento de la comunidad decidieron organizarse, para hacer talleres extracurriculares que puedan prevenir la violencia en la zona, desde los estudiantes. Se inició con ocho talleres, ahora cuentan con 14.

publicidad

En el desvío de la carretera hacia Tonacatepeque está el Distrito Italia y casi al fondo, el centro escolar con el mismo nombre. Los estudiantes rompen el silencio del lugar: corren, gritan y se divierten. Es una escuela grande, tiene una piscina rodeada por jardines y los salones están adornados con carteles de muchos colores.

“Quiero demostrarle a las personas que a pesar del lugar puedo ser alguien”, son las palabras de Doris, una estudiante. Cursa séptimo grado y con 15 años ha sido seleccionada para estar entre las tres mejores poetisas de la escuela junto con Fátima y Reina, de noveno grado. Todas tienen en común el amor a la poesía, a los huertos escolares y sobre todo las ganas de salir del círculo violento que la mayoría de los habitantes de la comunidad tienen por cotidiano.


El director del centro escolar, Edwin Pérez señala que “la izquierda y la derecha nunca les gusta invertir en la educación. Lo ven como un gasto. Nosotros invertimos lo más que podemos en esta escuela, a pesar de muchos riesgos”. Los talleres de centro escolar son financiados por la Cooperación Italiana y por la Comunidad San Igidio de El Salvador; el apoyo del Ministerio de Educación es reducido.

El centro escolar Distrito Italia es uno de las 1,800 escuelas que cuenta con el Sistema Integrado de Escuelas Inclusivas a Tiempo Pleno (SIEITP), financiada por organismos internacionales como la Cooperación Italiana, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Fomilenio II y por el Ministerio de Educación (Mined). En El Salvador hay 6,033 escuelas, de los cuales 5,183 son públicas. De esta porción, solo el 34 % implementan las Escuelas Inclusiva a Tiempo Pleno.

El instructor del taller de escultura, Darwin Fuentes reconoce que no ha sido fácil: “(Al inicio) les dejé trabajando un tema libre en barro y ellos lo que hicieron fue calaveras, granadas, pistolas, cosas raras pero a medida ellos se fueron adentrando (al arte) hicieron otras cosas. Hoy es muy diferente, el cambio no se puede ver a simple vista pero sí se siente”, dice.

Para ningún profesor es extraño que los estudiantes muestren signos de violencia. Todos llegan a la conclusión que la solución es mantenerlos ocupados. El instructor del taller de pintura y dibujo, Mario González, dice: “A través de la pintura ellos tratan la manera de apaciguar la agresividad. Expresan sus sentimientos, su ira”. González lleva 13 años como instructor y monitorea a sus estudiantes. Analiza desde la forma en que realizan el trazo, hasta los colores que ocupan “de todo este lugar tan violento, siempre hay alumnos que sobresalen de lo bueno, no todo es violencia en el lugar”.

Fátima, Reina y Doris concluyen que al ser parte de esta comunidad muchas veces no son contratados al momento de solicitar un empleo, opinión que comparte David Ascencio, estudiante de primero de bachillerato; él quiere aprender y desempeñarse como panadero. Moldea la masa con agilidad y ha pasado por todos los talleres de su escuela “esto abre muchas cosas para que progrese en la vida. Mi meta es no dejar de estudiar” afirma. Pero no todo ha sido fácil, el ser joven y miembro de la comunidad le ha traído sabores amargos ya que asegura que la Policía ha expresado que todos los estudiantes del centro escolar ocupan el uniforme como “camuflaje”, acusándolos de delincuentes pero “en realidad no es así “ dice.

Para la coordinadora del Sistema Integrado de Escuelas Inclusivas a Tiempo Pleno, Eunice Alfaro, la violencia e influencia de las pandillas es un problema social, generalizado y que estas escuelas garantizan educación sin distinción. “El derecho a la educación es para todos. No clasificamos a estudiantes que son pandillero o no” enfatizó.

El Mined cuenta con un observatorio donde registra temas relacionados con las escuelas a tiempo pleno y según las cifras, en 2016 las escuelas que conforman el Sistema Integrado de Escuelas Inclusivas a Tiempo Pleno, analizaron que los factores que afectan a las escuelas son las maras con un 64%, las drogas (61%), los robos (58%) y la portación de armas de fuego (51%), entre otros.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.