Cerrar [X]

Buenos Días

La historia nos enseña males que pudieron evitarse

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

Miércoles 26, Abril 2017 - 12:00 am

He pasado en las últimas semanas, leyendo mucho sobre historia de El Salvador. Interesante entender la década de los 70, las acusaciones de fraude electoral, las grandes obras de infraestructura de los gobiernos militares, la guerra civil de los 80, la paz y la ola de violencia de la posguerra.

Viendo mucho de esta historia en retrospectiva, la historia nos enseña de males que pudieron evitarse en el país de no ser por la terquedad de su clase política y la prepotencia de la casta militar de antaño.

El país en los años 70, era conocido como “el Japón de Centroamérica”, realmente tenía avances importantes en lo económico, se hicieron inversiones estatales enormes en las represas hidroeléctricas y en el aeropuerto internacional. La empresa privada modernizó la ciudad con sus inversiones y el agro salvadoreño florecía.

publicidad

Pero dos elecciones cargadas de irregularidades, el rechazo de una reforma agraria “light”, la escasa institucionalidad, los abusos y violaciones de derechos humanos, el exilio de opositores y otra docenas de razones más, provocaron la guerra civil de los 80 y la locura que todo aquello desencadenó.

¿Habremos aprendido algo de la historia para no repetir  esos mismos errores? Primero es fundamental garantizar elecciones libres, democráticas, transparentes e intachables. Debemos fortalecer la institucionalidad y no debilitarla, la clase política debe renunciar a la terquedad e inflexibilidad que nos puede traer problemas mayores. Conociendo la historia de los 70 y 80 podríamos evitar muchos males, pero desafortunadamente hay demasiados errores que seguimos repitiendo, solo que con otros protagonistas. Es hora de la reflexión y la sensatez. Si seguimos en esta vorágine de conflictividad y polarización, nuestros hijos y nietos podrían preguntarse qué hicimos para parar otra locura.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.