Cerrar [X]

Buenos Días

La predecible telenovela de la tregua

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 8, agosto 2017 - 12:00 am

La telenovela de la tregua continúa esta semana con reveladoras escenas de los protagonistas que nos cuentan lo que ya sabíamos o suponíamos. Algo así como uno de esos culebrones mexicanos donde uno hasta puede adivinar los diálogos y ya se sabe quién se queda con quién.

Hay que decirlo claramente. La tregua con las pandillas fue  vergonzosa para el Estado. Los ciudadanos contemplamos a funcionarios intentando justificar acuerdos bajo la mesa, a espaldas de un pueblo que sufre a diario los embates de estos criminales.

Se nos presentaron como “conversos”, “mansas palomas” que habían cambiado sus vidas de la noche a la mañana, para luego, al terminar la supuesta tregua, descubrirse que solo se fortalecieron y se convirtieron en un brazo del crimen organizado internacional, por mucho que hoy haya funcionarios que todavía se nieguen a admitirlo y lo justifiquen.

publicidad

Es indignante conocer todos los beneficios y privilegios que recibieron, a costa de nuestros impuestos, y que nos hayan mentido descaradamente sobre  la “buena fe” de estas bandas o su enorme capacidad de “conversión”. Tan convertidos como para que los “pastores” terminen asesinando policías, como vimos hace unos días.

La población se merece respeto y ya demasiado se jugó con este asunto. Esa tregua logró que las pandillas se volvieran un poder fáctico y que hasta los políticos tuvieran que transar con ellos para que permitieran proselitismo electoral o que la población pudiera votar.


No sé si la Fiscalía logrará alguna condena por la tregua; honestamente tengo mis dudas, pero la ciudadanía merece conocer la verdad  de lo que sucedió esos meses y a qué acuerdos se llegaron, tal como lo han denunciado exfuncionarios. Por lo pronto, ayer monseñor Fabio Colindres dejó claro algunas de las mentiras de esta cruel telenovela.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.