Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La razón se impuso al bloqueo

Eugenio Chicas/Secretario de Comunicaciones de la Presidencia de la República

martes 3, octubre 2017 - 12:00 am

Por fin, la noche del pasado miércoles 27, ante la fatalidad de septiembre como fecha de impago, todos los grupos parlamentarios de la Asamblea Legislativa arribaron al esperado acuerdo que puso fin a la incertidumbre.

Los costos estimados del brutal bloqueo a una reforma decente son de aproximadamente $246 mil diarios, rondando los $7.5 millones mensuales, multiplicado por los años que duró la crisis de este mal sistema de pensiones que heredamos de los gobiernos de Arena, partido del que importantes dirigentes han tenido fuertes intereses en los negocios de las AFP.

Los astros al fin se alinearon, fue vital el grado de información y conciencia que fue cobrando una parte del liderazgo del movimiento social y popular. La comprensión del sistema previsional es sumamente árida, de difícil explicación, sobre todo si los grandes medios de comunicación están alineados con las AFP, quienes hicieron una grotesca y abusiva campaña de desinformación para confundir a una población poco informada del tema.

publicidad

Esta reforma es un importante paso para alcanzar en el futuro una mejor reforma integral, contando con un mejor conocimiento público y una mejor correlación legislativa. A diferencia de la privatización de pensiones impuesta en el año 1996 por Arena, hoy hubo mayor debate sobre distintas propuestas.

El estudio actuarial presentado por el Dr. Melinsky fue el soporte que permitió fundamentar estos resultados: los cotizantes recibirán mayor porcentaje y mayor rentabilidad por el manejo de sus ahorros; el trabajador ya no perderá el aporte con que contribuye al fondo solidario, especialmente aquellos que no cumplen los requisitos para obtener una pensión; se logró reducir la comisión y prima del seguro que cobran las AFP; se hizo justicia al determinar un tope de $2000 para futuras pensiones -actualmente algunas sobrepasan los $5000; se obtuvo mayores beneficios para los pensionados por invalidez; y quienes reciben la devolución de su saldo por no llenar requisitos para una pensión podrán optar por cotizar voluntariamente para tener los beneficios del ISSS.


La reestructuración de la deuda previsional en condiciones de financiamiento favorables para aliviar las finanzas públicas es de suma importancia, y por ende la reducción poco a poco de la deuda del Estado, destinándose los impuestos que todos pagamos a programas sociales y no a pagar pensiones; también es significativo el acuerdo del financiamiento de 168.3 millones reforzando el presupuesto 2017.

Ha sido loable alcanzar una reforma como ésta, que procura defender los intereses de los cotizantes y pensionados, y la que estamos seguros puede ser mejorada a futuro con una reforma estructural. Este resultado tiene mayor alcance si consideramos las amenazas implícitas que contenía la propuesta de las AFP, si lo comparamos con la debacle de la privatización de pensiones que nos dejó Arena y, sobre todo, si hacemos números de la desventaja mediática, de la estrecha correlación, pero firme claridad y unidad de propósitos de la bancada legislativa a favor del gobierno.

Todavía será un misterio conocer el milagro que produjo una postura racional en la derecha para alcanzar un acuerdo de último momento, sobre todo cuando estábamos al borde de la crisis, considerando además el bloqueo acérrimo, sistemático a toda iniciativa gubernamental orientada a favorecer a la población. La razón puede ser la contradicción mezquina del interés inmediato puramente electoral de una facción de derecha, en contravención del interés de un sistema bancario y financiero que goza de una gran estabilidad y crecimiento sostenido, que veía en el impago la pérdida de dinamismo y de millones en ganancias. Tampoco es despreciable el rechazo de la población a las posturas confrontativas, claramente reflejado en las distintas mediciones de opinión, que si bien cuestionan los resultados de gobierno, de ninguna manera favorecen la actitud malsana de Arena de bloquear al país.

Lo cierto es que inmediatamente después de alcanzado este acuerdo, la deuda país, según lo registra el BCR, refleja una mejora significativa producto del resultado de la aprobación de la reforma y de las medidas de alivio presupuestario; el resultado es que todos los bonos en circulación recuperaron sus precios hasta en un 3 %.

Sea cual sea el origen del milagro, lo cierto es que el diálogo para alcanzar acuerdos es la única vía ampliamente certificada a lo largo de la historia contemporánea; además es ineludible alcanzar un acuerdo en materia fiscal y de endeudamiento público que aporte certeza, sobre todo hoy que además del BCR, todos los organismos financieros ratifican el crecimiento de nuestra economía -modesto en relación a la región, pero sostenido durante diez trimestres continuos-; resultando evidente que las recurrentes crisis son producto de la falta de acuerdos políticos motivados en el bloqueo que Arena le impone a los salvadoreños. La siguiente prueba será medir la voluntad política a favor del país, reflejada en la oportuna aprobación del presupuesto general de la nación y que tiene por norte mejorar la inversión social.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.