Cerrar [X]

Editorial & Opinion

La trampa de la confrontación estéril

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

miércoles 12, abril 2017 - 12:00 am

Los dos partidos más importantes del país se encuentran sumidos en un enfrentamiento que no produce resultados. El último episodio de la contienda fue el viernes de la semana pasada cuando fracasó la convocatoria de emergencia a una sesión plenaria extraordinaria, de la Asamblea Legislativa, que tenía como objetivo buscarle una solución al gobierno para pagar los compromisos con las AFP y el IPSFA.

La situación entre ARENA y FMLN se tensó al máximo en los últimos días. Estamos en el punto más alto del conflicto partidario. El principal partido de oposición es el partido del No. Le dice no a todo: No apoya préstamos, ni nuevos impuestos impulsados por el Gobierno, le dijo que no a las reuniones de Casa Presidencial. No propone soluciones, no es una oposición constructiva, ARENA es una oposición reactiva.

El partido oficial se declara en impago, le echa la culpa a la oposición. El gobierno toma una decisión que parece lógica, pero a lo mejor no se da cuenta de las consecuencias que puede provocar: la deuda externa de El Salvador ya cayó de la categoría B a la CCC, según la evaluación de una casa calificadora de riesgo. “La intensificada polarización política podría volver difícil que el Gobierno cuente con la aprobación de más préstamos de largo plazo, los cuales son necesarios para cubrir las necesidades de financiamiento para 2017, remarcando así los crecientes riesgos de impago”, destacó la casa calificadora de riesgo Fitch en un comunicado.

publicidad

La confrontación es la esencia de la política, pues en una sociedad hay intereses contrapuestos. Lo malo no es que existan discrepancias y contienda, lo malo es cómo se gestionan los disensos. La democracia se funda en el principio de que sin disensos no hay consensos, administrar consensos es fácil, lo difícil es administrar disensos. La clase política del país tiene un imperativo: buscar gobernabilidad y no se ayuda a la gobernabilidad del país con actitudes intransigentes.

Es indispensable salir de la trampa de confrontación estéril por medio de la negociación de un acuerdo de gobernabilidad que permita crear un conjunto de  condiciones  favorables para el país. La política es demasiado seria para dejarla en manos del bipartidismo. La sociedad civil debe tener un protagonismo mayor y proponer soluciones.


La política está contagiada por el virus electoral. Según el calendario del TSE apenas estamos en el periodo de las elecciones internas, pero en la agenda de las aspiraciones políticas, ya llegó el momento de las precandidaturas a la presidencia, esto es una forma de política ficción que pone adelante las pretensiones presidenciales, cuando ni siquiera se han inscritos los candidatos para la Asamblea Legislativa. Tanto ARENA como el FMLN están jugando a la política electorera y están pensando más en las próximas elecciones que en resolver los problemas del país.

Si vamos a tener que lidiar en los próximos años con varias coyunturas electorales es indispensable exigir a los partidos políticos que no hagan campañas en base a candidatos y lo hagan en base a programas. Exijamos que realmente se esfuercen por dar a conocer ofertas electorales que contengan plataformas de gobierno viables. Líderes políticos no son los que más prometen, ni los que tienen más seguidores en las redes sociales o salen mejor en las encuestas de opinión, sino los que plantean soluciones a los problemas, elaboran una visión de futuro, trazan caminos

Hay que superar el estado de incertidumbre sobre el futuro nacional, pues en materia económica no pareciera que hubiese un horizonte positivo, tenemos que sacar cabeza.

No se puede ignorar que en amplios sectores de la población existe desconcierto y no se entiende hacia dónde vamos como nación ni qué podría suceder en los próximos años. Las mismas elecciones del 2018 y 2019 son hasta ahora impredecibles.

Se podría continuar con una lista larga de incertidumbres pero al regresar de vacaciones todos debemos hacer esfuerzos para superar esta sensación colectiva de negativismo, generada por la confrontación estéril que no produce alternativas de solución a los problemas nacionales. La población necesita de un liderazgo que muestre caminos alternativos y que haga planteamientos viables que transmitan optimismo. En nuestras manos está la solución, no se puede caer en la ilusión que los problemas los resolverán otros. “No me asusta la maldad de los malos, me aterroriza la indiferencia de los buenos”, decía Mahatma Gandhi y esta es una buena frase para reflexionar en estas vacaciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Migración en el centro de la vida del país

En fin seguiremos esperando la decisión sobre el TPS, pero no hay que hacerse ilusiones, la decisi...

MÁS INFORMACIÓN
Controlar las zonas calientes de la delincuencia

Las acciones policiales deben implementarse en zonas específicas. No hay donde perderse, está comp...

MÁS INFORMACIÓN
Campaña de altura

La mayor parte del abstencionismo de los salvadoreños se explica en lo esencial por la apatía e in...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.