Cerrar [X]

Nacionales

Lamentan poco avance sobre crimen de Poveda

lunes 4, octubre 2010 - 6:54 am

christian-poveda

Poveda tenía 54 años cuando fue asesinado.

El productor de cine mexicano Emilio Maillé, cuyo documental sobre las maras “La vida loca” se estrena hoy en México, lamentó que un año después del asesinato del director de esa cinta, el periodista franco-español Christian Poveda, se desconozca quiénes fueron los autores del homicidio.

publicidad

“Hay una parte muy, muy oscura, ahí todavía. Estamos a más de un año del asesinato de Christian y todavía no se sabe nada”, afirmó el productor de cine.

Poveda fue asesinado a tiros a sus 54 años el 2 de septiembre de 2009, presuntamente por miembros de la pandilla 18, sobre la cual centró el rodaje del documental.


Poveda narró la vida de un grupo de pandilleros en el barrio La Campanera, del municipio de Soyapango.

El cineasta, quien pasó dieciséis meses rodando, presenció al parecer la muerte de siete de ellos durante los meses de trabajo del documental.

Según Maillé, más de un año después del crimen “no sabemos nada más que no haya sido publicado”.

“Varios de los miembros de la pandilla a la que le da seguimiento Christian han sido detenidos pero no ligados a su asesinato. El destino que muestra el documental es lo que pasó con ellos. Están en la cárcel acusados de asesinato, por otros asesinatos, pero no sabemos”, añadió.

Maillé rechazó algunas versiones hechas públicas en los últimos meses que apuntaban a que Poveda fue asesinado por pasar información a la Policía.

“Eso, por ejemplo, es algo que Christian cuidó de una manera absolutamente severa (…) más que nada en la edición”, dijo Maillé.
“Él nunca quiso poner ninguna imagen que pudiera incriminar a alguno de los miembros que le dio seguimiento, una especie de contrato que pasó con ellos en el que no se iba a convertir en ningún soplón”, agregó.

El productor relató que durante el rodaje del documental la Policía fue a la casa de Poveda a preguntarle por su trabajo y, después de su muerte, “se presentaron en su casa y recuperaron una computadora donde él tenía algo de material”.

No obstante, Maillé aclaró que esas imágenes que se llevaron fueron muy pocas porque la mayor parte del material fue sacado de El Salvador y llevado a España para ser editado allí.

“Tenía una honestidad absoluta frente a los que le dieron la confianza para poder filmarlos. Jamás estuvo colaborando y dando información”, concluyó Maillé.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.