Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Las amenazas de Trump y el miedo a las deportaciones

Jaime Ulises Marinero / Periodista

Lunes 30, Enero 2017 - 12:00 am

Nunca antes un presidente estadounidense generó tanto temor e incertidumbre entre los salvadoreños, como los que está provocando Donald Trump, enemigo acérrimo de los migrantes, especialmente, los latinos.

La posible construcción del muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos y la ejecución de la política de deportación masiva de migrantes hacia sus países de origen, nos lleva a pensar que las consecuencias socio-económicas son inimaginables, pero todas negativas, para nuestra nación.

El periodista y consultor estadounidense, conocedor de la realidad salvadoreña, Douglas Farah, en una plática con Diario El Mundo, sostiene que la construcción del muro no detendrá la migración, aunque la volverá más riesgosa. Con ese análisis coincide Eric J. Olson, director asociado del Programa Latinoamericano del Wilson Center de Washington, quien señaló que, si se llega a dar la deportación masiva de criminales, esto implicaría un enorme reto para el gobierno y el pueblo salvadoreño en cuanto a la seguridad.

publicidad

Farah, quien ha investigado el fenómeno de las pandillas en El Salvador y ha escrito amplios reportajes sobre el tema, recuerda que las pandillas en los países del Triángulo del Norte comenzó con la deportación de criminales desde Estados Unidos, hace un poco más de dos décadas. Los gobernantes salvadoreños de la época no supieron controlar el problema y en la actualidad, la ola de criminalidad originada por el accionar pandilleril se ha desbordado, porque las pandillas han llegado a controlar vastos territorios, lo que ha conllevado a que muchos políticos hasta los consideren sus aliados en temporadas electorales, bajo el axioma de que un pandillero libre y con DUI equivale a un voto.Seguramente los países del Triángulo Norte, especialmente el nuestro, no están preparados para recibir a delincuentes procesados o encarcelados en Estados Unidos, pues estos vendrían a acrecentar el problema de la inseguridad .Tanto Farah, como Olson son de la idea que la corrupción y las instituciones frágiles terminarían de hundir a estos países, por eso hacen un llamado a los gobiernos para que dejen de robar e inviertan en programas para generar empleos. Asimismo, sostienen que si da la deportación masiva, se debe saber distinguir entre los criminales y los no criminales, pues los últimos serán la mayoría.

El secretario de comunicaciones de Casa Presidencial, Eugenio Chicas, considera que si se da la deportación masiva de criminales salvadoreños, ocurrirá mayor migración, pues los ciudadanos buscarán irse del país huyendo del embate delincuencial. Desde luego que Chicas tiene razón.


Por más que el gobierno diga que preparará condiciones de recepción para los salvadoreños que sea deportados o deban regresar, es fácil predecir que, las consecuencias serán negativas si no se comienza a diseñar un plan estratégico de inmediato para tener control estricto sobre la situación. Muchos de los pandilleros encarcelados o procesados en Estados Unidos son expertos delincuentes y hasta líderes que controlan a las diferentes clicas en el país,y es necesario tener lo antes posible un archivo que permita darles seguimiento. Al minino delito o intención de agrupaciones ilícitas hay que aplicarles la ley.

El canciller Hugo Martínez ha instado a la comunidad salvadoreña en Estados Unidos a mantener la calma y eso es bueno, además dice, Cancillería seguirá haciendo esfuerzos para buscar lazos de entendimiento bilateral e incidir en las políticas públicas vinculadas a los intereses de la región. En todo caso, por más diplomacia y esfuerzo, Estados Unidos es un país soberano con la libertad legal para deportar a todo aquel que vive indocumentado o que ingresa ilegalmente a su territorio.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.