Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Las elecciones en Venezuela

Eugenio Chicas / Secretario de Comunicaciones de la Presidencia de la República

martes 24, octubre 2017 - 12:00 am

Participé en las Elecciones Regionales del 15 de octubre en la República Bolivariana de Venezuela, integrando el contingente del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA) junto a más de 50 observadores y acompañantes internacionales de distintos continentes. Esta prestigiada organización internacional es independiente, plural, muy calificada en la experticia de procesos democráticos, está conformada por quienes son o hemos sido integrantes de organismos electorales, con experiencia concreta en organizar, administrar y ejercer jurisdicción en procesos eleccionarios; nuestras misiones han estado presentes por 14 años consecutivos en muchos procesos de America Latina y el Caribe. Vale destacar que mi participación no compromete recurso material o financiero alguno por parte del Estado salvadoreño.

Venezuela es un extraordinario país con cerca de un millón de km2, sumamente bendecido con inmensas riquezas naturales, una apasionante historia que revela hidalguía y mucho sacrificio en la defensa y promoción de principios que fundamentan su sentido de nación; en su convivencia interna y con sus vecinos son tradicionalmente solidarios y pacíficos; al igual que nosotros sueñan y aspiran a vivir en paz y tranquilidad. Cuando corresponde son fieros defensores de su soberanía e independencia y luchan tesoneramente por construirse un futuro con progreso y dignidad para cerca de 32 millones de personas.

En esta elección regional se elegían a Gobernadores de 23 Estados venezolanos -en El Salvador todavía es una designación del ejecutivo-; elegir esta dignidad es relativamente reciente en aquel país, inició en 1998 y ésta fue la novena oportunidad para un país que en apenas 18 años ha celebrado 22 procesos electorales. En sus inicios el término del mandato fue de tres años, a partir del 2000 se extendió por ley a cuatro, incluyendo la posibilidad de reelección. De este proceso está exonerado el Distrito Capital que cuenta con un estatuto especial como diferentes urbes en otros países.

publicidad

Las principales funciones que distinguen este cargo son: Ejercer la función política y administrativa, con poder ejecutivo en ese nivel; controla los órganos de dirección en esa entidad federal, preside el consejo de planificación y coordinación de políticas publicas del estado; y supervisa a la vez a los entes descentralizados. Aunque  autónomos, los Estados están obligados a mantener la independencia, soberanía e integridad nacional; y rinden cuentas anual y públicamente ante la Contralora del Estado y ante el Consejo Legislativo. Para esta elección de 23 gobernadores se inscribieron 226 candidatos de 76 organizaciones postulantes con fines políticos, de las que 21 tienen cobertura nacional y 55 alcance territorial, a esto se suman 51 postulaciones por iniciativa propia.

El sistema electoral venezolano es reconocido por su modernidad, cuenta con el 100 % de automatización, cubre hasta los lugares más intrincados y distantes, con alta tecnología de manejo muy amigable y seguro. Ademas de Venezuela, solo Brasil y algunos estados en Estados Unidos están en esta condición. Esto significó que para asegurar el sufragio de 18,099,391 personas votantes en los 23 Estados -con excepción del Distrito Capital-, fueron instalados 13,559 centros de votación con sistemas avanzados de soporte y asistencia tecnológica para la transmisión segura de resultados para cada una de las 30,274 mesas que esperaban recibir 600 electores.


En cada mesa de votación funciona una máquina capta huellas con la data del padrón de la mesa respectiva, esta herramienta opera bajo control de sus integrantes; comprueban la identidad biométrica del elector y confrontan con su documento de identidad, asegurando el principio “un elector, un voto”. Este proceso se desarrolla ante la vigilancia escrupulosa y permanente en cada mesa de los testigos asignados por los institutos políticos contendientes, y ante un enjambre de observadores de instituciones nacionales, absolutamente conocedores del sistema y acreditados para ese fin.

Me sorprendió el grado de cooperación, buena convivencia y armonía de los testigos de los diferentes institutos políticos en cada mesa, que desde extremos ideológicos diferentes, referían haber estado en esas mismas mesas y centros de votación a lo largo varias elecciones, sobre todo después de las cruentas protestas y movilizaciones que vimos a través de los medios de comunicación hace pocos meses. Ese día pudimos dar fe de un proceso que llena los mejores estándares internacionales.

Cada evento electoral venezolano contempla un complejo y riguroso programa de auditorías en diferentes fases de los procesos preelectoral, electoral y postelectoral; desde el registro de electores, certificación de los diferentes software, cuadernos de votación, sistemas de totalización, infraestructura tecnológica, producción y despacho de máquinas de votación y sistemas de telecomunicaciones. Estas auditorías se realizan ante testigos de los contendientes técnicamente calificados y observadores, son debidamente aceptadas mediante actas firmadas, transmitiéndose en línea en tiempo real.

Lo expuesto hace de este sistema de votación uno de los más transparentes, seguros y confiables, por lo que las diferencias surgidas corresponden más a la esfera de la dinámica política de esa sociedad. Es el cauce de su sistema electoral, combinado con un sabio proceso que conduzca a acuerdos políticos en el marco de su institucionalidad y constitucionalidad el que puede contribuir a consolidar la ruta democrática de esa hermana nación.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.