Cerrar [X]

Buenos Días

Las historias de horror que uno escucha

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 29, noviembre 2017 - 12:00 am

En cada grupo de amigos que me reúno, escuchamos historias reales de horror provocadas por la violencia en el país. No hay límites y nos afecta a todos profundamente, más allá de estadísticas, análisis políticos y campañas electorales, la inseguridad nos toca a todos, en todos los niveles.

Una de las cosas más terribles es que hay una percepción generalizada de que no se puede confiar en la autoridad. Una persona me comentaba que después de una serie de robos en su empresa, tuvo que pagarle “renta” a los pandilleros porque ni la PNC ni la seguridad privada que había contratado, le habían podido resolver nada. Me contó apesarado de que desde que le pagaba a los pandilleros, ya no había sufrido robos. ¡Por favor! ¿Qué es esto?

Un joven profesional se toma unas cervezas y al salir del lugar donde departía con sus amigos, para a orinar a la orilla de una transitada autopista. Cinco tipos se bajan de un carro, lo secuestran, le roban, lo golpean y finalmente le disparan y lo tiran a la orilla de otra carretera en las afueras de la capital. Por milagro está vivo pero nunca volverá a caminar.

publicidad

Son historias de horror verdaderas que no nos reportan las autoridades ni los medios, pero que todos conocemos, vivimos y lamentamos.

Haga el ejercicio. Siéntese con diversos grupos de amistades  y escuchará historias parecidas de familiares, de sus amigos, de sus conocidos. No son leyendas urbanas, es lo que vivimos a diario. Es esa sensación de inseguridad lo que nos hace temer lo peor, no el número de homicidios ni las historias de los medios, sino lo que conocemos de primera mano.


Pero lo que más preocupa es que la gente también tiene una certeza de que son casos que no se resolverán, que no se investigarán, que quedarán impunes y que no tenemos quién nos salve.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.