Quitarnos ciertos hábitos que son más tentaciones y fugas de dinero que, a futuro, perjudicarán tu economía; es una tarea difícil, que se debe combatir con disciplina y compromiso.

publicidad

Hemos escuchado hablar de los 7 pecados capitales, pero ¿cómo estos se adaptan a nuestra vida financiera? Aquí te explicamos esos 7 pecados financieros que debes evitar de una vez por todas:

Lujuria


Todos nos hemos visto envueltos en esa situación en la que nos dejamos “seducir” por algo que vimos en el mostrador. Ese producto, casi siempre, lo adquirimos y es algo que no necesitamos o que no hemos considerado en el presupuesto. Con el tiempo, este error será lamentable para tu economía.

Pereza

Muchas veces preferimos destinar cierta cantidad de nuestro dinero para ahorrar. Sentimos flojera y preferimos gastar en cosas innecesarias, pues es más fácil que destinar nuestro dinero a fondos para el futuro.

Esto es altamente perjudicial, debido a que necesitamos tener dinero para cualquier imprevisto o emergencia.

Gula

Muchos tendemos a gastar como si no hubiera un mañana, a topar las tarjetas de crédito y no tener un presupuesto que te indique en qué estás gastando, para bien o para mal, tu dinero. Seguramente, esto tiene tus bolsillos vacíos, rebalsando tus deudas y cada quincena ya la tienes asegurada para algún pago.

Ira

Es bastante común que un servicio o producto nos esté funcionando mal en algún momento y, entre reclamos con los proveedores, pensamos que una buena opción es cambiar por la competencia, aunque sea de peor calidad y más caro; todo esto, debido a que nos encontramos muy molestos con el servicio actual.

Ten en cuenta que tomar decisiones de esta índole cuando estás enojado, puede ser la peor decisión para tu bolsillo. Lo mejor es que esperes a que te resuelvan y pensar con calma lo que harás.

Envidia

En los seres humanos es común que siempre veamos lo que el prójimo tiene, lo deseemos y creamos que eso nos dará felicidad. Sin embargo, muchas cosas que otros tienen no te harán feliz. Conoce tus necesidades y destina tus recursos para cosas realmente valiosas. No estimules tus impulsos para adquirir cosas que no están a tu alcance.

Soberbia

Un problema financiero no es algo fácil de llevar, especialmente si estás acostumbrado a gastar sin preocupaciones y que los demás lo noten. Sin embargo, si tu economía es inestable, no seas orgulloso o temas a pedir ayuda ante los demás. No hagas gastos que ya no puedas cubrir, sino tu problema seguirá creciendo.

Avaricia

Recuerda que el ahorro es importante, pero no lo confundas con acumular dinero. El simple hecho de juntar dinero, sin un plan o un objetivo qué seguir, puede causar que el dinero pierda su valor por la inflación, termines gastando en algo innecesario o sin invertir en algo necesario como tu salud.

Por su parte, ahorrar es destinar el dinero para un objetivo que deseas cumplir. Una buena manera de hacerlo es abriendo una cuenta de ahorro. Recuerda que, la institución bancaria, en la que realices esta transacción, deberá estar autorizada por la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) para captar depósitos del público.

Las entidades financieras que cuentan con la autorización de la SSF, también cuentan con la garantía de depósitos otorgada por el Instituto de Garantía de Depósitos (IGD). Esta garantía protege tus ahorros en el remoto caso del cierre forzoso del banco donde tienes tu dinero.

La garantía de depósitos es por cliente y por banco, hasta un límite de $10,171. Todas las agencias de las instituciones bancarias con depósitos garantizados por el IGD muestran un distintivo o calcomanía que los identifica. Las instituciones bancarias miembros del IGD son: Bancos, Sociedades de Ahorro y Crédito, y los Bancos Cooperativos.

Para conocer más sobre el IGD y si la institución bancaria donde depositas tu dinero es miembro del Instituto, llama al teléfono 2231-5700.