Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¡Madre a los 10 años! ¿Qué pasa?

Ana Giralt / Periodista

Editorial & Opinion | Diario El Mundo

Lunes 28, Noviembre 2016 | 12:00 am

OPINIONDe este tema he escrito tantas veces y lo seguiré haciendo hasta que en el país los tomadores de decisión se dejen de dobles morales y de una, ejecuten una política de educación sexual que no vulnere lo más preciado que tiene una sociedad: la niñez y su inocencia.

Es terrible que en este país haya niñas entre los 10 y 14 años teniendo hijos. ¡Qué saben unas jovencitas de criar bebés si apenas se pueden cuidar a sí mismas! Fue el propio Ministerio de Salud quién reveló la información, a partir de un estudio realizado por Naciones Unidas en 2015 tomando como referencia la realidad de 1,500 niñas.

El mismo informe reveló algo aún peor, del total de niñas y adolescentes con hijos, el 29 % decidieron casarse y actualmente, muchas son víctimas de violencia; y el miedo y la ignorancia las obliga a guardar silencio y no denunciar.

publicidad

Son datos muy alarmantes. Como madre y como mujer, esperaría que además de darlos a conocer, el Ministerio de Salud en conjunto con Educación hubiera presentado el plan para neutralizar que esto continúe pasando. No estamos frente a algo nuevo, sino frente a una situación tan vieja como la pasividad con la que el Estado reacciona.

¿Qué pasa? ¿Por qué tanta pasividad cuando se consciente de cuán vulnerables son las futuras generaciones? Ninguna niña de 10 años debe ser madre y mucho menos aceptar la violencia como parte de su vida.

Los problemas no desaparecen revelando cifras, porque si eso bastara, no tendríamos tantos muertos por violencia o tantos hechos cometidos por pandillas. Las estadísticas deben ser el punto de partida de una política nacional, que para el caso tendría que enfocarse en abordar de manera responsable y educativa con los jóvenes la realidad y consecuencias del sexo temprano. Un embarazo es, a la larga, el menor de los males.  Hay enfermedades que podrían terminar con sus vidas.

Siendo El Salvador uno de los países en contar con leyes modernas sobre la violencia contra la mujer, se esperaría una estrategia nacional para educar a las niñas y adolescentes sobre por qué, cómo y dónde denunciar cualquier acto de agresión. Si indigna que una mujer sea víctima de agresión, más se repudia el que lo sea una menor de edad.

Una sociedad con valores no es la que promueve la abstinencia o que evita modificar el estatus quo de la moralidad, sino la que vela para que los derechos y la dignidad de sus habitantes, especialmente los más indefensos, no se vean afectados.

Lo he expuesto en el pasado y lo reitero: no promuevo una sociedad promiscua, sino una realista, una que eduque de forma correcta a nuestros jóvenes. Que los guíe y les dé las armas para defenderse y superar cualquier obstáculo o persona que los intente hacer menos. La educación en casa debería bastar, pero cuando en un país predominan los hogares disfuncionales y la falta de oportunidades que tienen a mucho sumidos en la pobreza, le corresponde al Estados y sus gobernantes actuar.

No podemos seguir negándonos ante una realidad que nos exige ser más estrategas. Si queremos jóvenes de bien, propiciémosle el ambiente para que lo sean; comenzando por formarlos y educarlos sobre un tema que posiblemente es menos transcendental a tantos que ocurren a diario, pero que sí pueden marcar una diferencia entre lo que es una verdadera calidad de vida y un buen futuro.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons