Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Ni cuotas partidarias ni combos legislativos

Jaime Ulises Marinero / Periodista

Miércoles 2, Agosto 2017 - 12:00 am

Toda elección de segundo grado que resulte de “combos legislativos”  o de reparto de cuotas partidarias, debería declararse inconstitucional. Las instituciones públicas deben funcionar sin atender a intereses políticos o partidarios y por lo tanto deben ser dirigidas por personas capaces y conocedoras de la especialidad.

Los diputados de la Asamblea Legislativa tienen la enorme oportunidad de iniciar un saneamiento de todas las instituciones estatales y comenzar por la Corte de Cuentas de la República (CCR), eligiendo a magistrados idóneos y no por cuotas partidarias. Actualmente hay 36 aspirantes a magistrados de la Corte de Cuentas y los diputados deben seleccionar a los más capaces e idóneos para el cargo. Se necesitan magistrados independientes, ecuánimes, sin filiación partidaria, probos y muy profesionales para que sepan controlar sin intereses de ningún tipo el gasto público.

La Corte de Cuenta es vital para mantener el control auditado de los fondos que nos pertenecen a todos los salvadoreños. Jamás debe convertirse en un ente de presión para funcionarios o instituciones, como ocurría en el pasado reciente y como probablemente ocurría hasta hace poco.

publicidad

Hubo un tiempo en que la Corte de Cuentas estuvo administrada por el ya desaparecido  Partido de Conciliación Nacional (PCN), en el que las alcaldías gobernadas por ese instituto político recibían finiquitos de inmediato y las comunas administradas por otros partidos eran objeto de presiones o “chantajes”, a tal punto que muchos alcaldes se pasaban al extinto PCN para desvanecer observaciones o para obtener finiquitos de su gestión. El resultado de las auditorías dependía de los colores partidarios y de otras negociaciones. Recordemos que el expresidente Elías Antonio Saca recibió un finiquito expreso, digno de un Guinness World Record, tras una reunión de horas con el expresidente de la Corte de Cuentas.

Hoy los diputados tienen la oportunidad de hacer historia y comenzar a sanear todas las instituciones. Ni la Fiscalía General de la República, ni la Corte Suprema de Justicia, ni la Procuraduría General de la República, ni la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, ni ninguna otra institución pública cuyos dirigentes son elegidos por los diputados, deben responder a intereses políticos o partidarios. Para ello los parlamentarios tienen la potestad de elegir a las personas idóneas que respondan a los intereses de la nación y al respeto de la legislación nacional.

Entre los 36 candidatos a magistrados de la Corte de Cuentas, seguramente hay gente muy capaz sin tener filiación partidaria o sin estar ligado a intereses políticos. Si los diputados necesitan tomarse más tiempo, aunque la CCR quedé acéfala algunas semanas, que lo hagan, pero que ese retraso valga la pena, si al final eligen a los mejores magistrados.

Que esta elección sea la punta de lanza para que desde ahora en adelante siempre prevalezcan los intereses de nación a los intereses partidarios o particulares. En todas las instituciones necesitamos funcionarios honestos, honrados y honorables, pero especialmente efectivos por su capacidad y profesionalismo, que sean intachables e incorruptibles. Funcionarios que pasen a la historia por su legado de transparencia.

Señores diputados, hay que pensar por la nación, por lo que en sus manos está comenzar a borrar la mala imagen que tienen de cara a la ciudadanía. Propongan, respetando la Constitución, una legislación que regule desde ahora en adelante el modo y la forma en que se van a elegir a los funcionarios de segundo grado, para borrar de una vez por todas los indeseables repartos de cuotas o  combos legislativos.

Sería fabuloso crear consejos consultivos de expertos en cada materia, para que ellos propongan o ayuden a seleccionar a los candidatos a los cargos, tomando como base su experiencia, su idoneidad profesional, su honorabilidad y especialmente su vocación de estadista.

El Salvador está lleno de gente muy capaz y especializada, que por no ser simpatizante de un partido o por no tener los “conectes” políticos, no llegan  a los cargos de elección de segundo grado.

Ojalá y que al igual que la mayoría de salvadoreños me equivoque y esta vez sí elijan a personas idóneas, sin reparto de cuotas ni combos legislativos. Ninguna institución debe estar regida por intereses políticos o partidarios ni ser dirigida por personas no idóneas.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons