Cerrar [X]

Editorial & Opinion

No se necesitan muros, necesitamos oportunidades

Luis R. Portillo / Colaborador @luisportillosv

sábado 25, febrero 2017 - 12:00 am

La discusión sobre la propuesta del presidente de Estados Unidos Donald Trump de construir un muro en el borde con México, ha generado mucha tensión y debate sobre el tema de migración ilegal en el mundo. Esto sumado a la prohibición de entrar a ciudadanos de ciertos países termina de caldear los ánimos, sobre todo de los que apoyando a Hillary Clinton perdieron la elección. Antes de entrar a la reflexión de fondo, quiero comentarles que ya hay una colección de muros que suman aproximadamente 1,050 kms de los 3,200 kms que tiene el borde entre Estados Unidos y México. Es decir, no es una “Nueva Idea” la que tiene el presidente Trump. Han sido demócratas y republicanos, y en general los ciudadanos de ese país, los que han apoyado la construcción de esos muros que inició en 1994. Adicionalmente, no es solo un fenómeno de Estados Unidos, cuando vemos que al 2017 hay 65 países de los 195 en el mundo, que tienen o están construyendo un muro. Es decir, un tercio del planeta actúa igual que Donald Trump con respecto al manejo de su perímetro de seguridad fronteriza. Cuando el muro de Berlín fue derribado hace un cuarto de siglo, solo existían 16 países con muros. Con estos datos no estoy defendiendo y mucho menos justificando la idea del muro; sin embargo, quiero compartir la información que encontré para que pongamos en el contexto adecuado el tema de migración.

Los primeros estimados del costo del resto del muro que construirá Estados Unidos y en teoría pagará México (buena suerte cobrando eso) es de $25 mil millones. Para ponerlo en perspectiva, esto es equivalente a cinco años de presupuesto de El Salvador. Mi opinión es que este dinero gastado será tan efectivo como el usado en la “Guerra contra las drogas”. Y la razón del fracaso será la misma, ya que no se está atacando el fenómeno en su causa, simplemente el efecto. En el caso de la migración de El Salvador, esto se debe hoy en día a falta de oportunidades e inseguridad personal. Tenemos un paraíso en crisis, fruto de la falta de visión de país, mala conducción de los gobiernos pasados y presente, poca inversión en educación y sin duda una rampante corrupción que solo cambia de color.

En nuestro país no se está construyendo una paz verdadera. Tenemos “treguas”, intentos de diálogo, y muchos otros shows que no llegan a solucionar el problema de fondo y solo presentan espejismos. La construcción de la paz debe iniciar por un combate real de la corrupción, lo cual no tiene color político. No es un tema de derechas o izquierdas, es un tema de ciudadanos exigiendo al gobernante de turno y al sistema de probidad que funcione. Ya basta de justificar la corrupción de un partido político comparándose al pasado o prácticas nefastas de sus oponentes.

publicidad

En el tema del combate de la corrupción el más interesado después de los mismos salvadoreños son los Estados Unidos. Es por esto que me sorprende que a pesar de no haber tenido políticas ni programas que mejoren la transparencia de las instituciones públicas y que tampoco se le haya dado a la Fiscalía General de la República el presupuesto que necesita para el combate de la corrupción, se le haya otorgado el desembolso del plan Alianza para la Prosperidad a nuestro país. Si las condiciones del plan no se están cumpliendo, ¿por qué estamos viendo desembolso del dinero de los contribuyentes de Estados Unidos?

Una pequeña fracción del presupuesto de la construcción del muro, utilizado en verdaderos programas de reinserción, creación de empleos para reos y exconvictos, programas de educación, y muchas otras iniciativas que saquen del inevitable condena de vida que muchos jóvenes en riesgo tienen, haría un verdadero impacto en disminuir la migración ilegal hacia Estados Unidos. Por supuesto, estos programas tienen que estar aislados de la manipulación política que le dan los gobiernos, en donde buscan dar dinero y beneficios a cambio de votos y lealtad ciega, sin importarles el impacto real de los programas. Los ciudadanos y gobiernos amigos somos los que tenemos que trabajar para crear oportunidades para todos los salvadoreños, ésta es la mejor apuesta para disminuir y eventualmente eliminar la migración ilegal. Si por el contrario solo se construye el muro, veremos la misma o probablemente mayor cantidad de migración, solo que tomando rutas más arriesgadas que solo traerían más luto a nuestro país y al final no evitará la migración ilegal que Estados Unidos quiere combatir.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.