Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Oligarcas al poder?

Rafael Domínguez / Periodista

miércoles 12, julio 2017 - 12:00 am

Partiendo de la definición de oligarquía y cuya referencia es al gobierno en pocas manos y de la misma clase social, podríamos decir que el país sigue por ahora en esta misma línea para construir sus candidaturas presidenciales, tanto la derecha como la izquierda están en manos de la oligarquía.

Queriendo que esta palabra sea de uso exclusivo para definir al sector político de la derecha se han cometido abusos puesto que la oligarquía no se refiere a si los grupos de poder son de una u otra ideología sino simplementegrupos y que son de la misma clase social, lo cual quiere decir que hay y puede haber oligarquía de ricos y oligarquías de pobres, pero lo más interesante es ver que las candidaturas a la presidencia tanto de izquierda como de derecha tienen como factor o común denominador que todas representan a la clase pudiente del país.

Tanto Javier Siman, Carlos Calleja y Nayib Bukele son de la misma clase social, aunque de diferentes grupos de poder, pero todos son oligarquía, según la definición; lo relevante es que no hay candidato pobre, si consideramos que estos millonarios son los que más chance tienen de ganar la silla y participar en las elecciones.

publicidad

Lo anterior me lleva a pensar que en la política nacional estamos tomando en cuenta solo el poder económico para plantearnos como poder político y pareciera que para alcanzar la silla presidencial no basta con ser preparado, sino tener millones para lograrlo; esto pone en evidencia que los partidos políticos han fracasado en su búsqueda de constituirse en fuerzas abiertas y populares, porque está claro que la base no pone dinero y más claro aún es que las cúpulas confían en candidatos pudientes, porque son ellos los que se supone pagan la campaña.

De ahí que los partidos ni tienen una membresía ordenada y mucho menos económicamente activa, lo cual debería ser según el concepto de partido, donde cada miembro aporta para la campaña, donde cada miembro colabora con dinero para la misma, independientemente de si los candidatos tienen o no tienen sus propios recursos, porque se supone que los candidatos son gente a la que se quiere empujar y no gente de la que hay que esperar.


En esta reflexión lo que viene a mi mente es que mientras los partidos políticos no trasladen a los ciudadanos la responsabilidad de los gastos de campaña y prescindan de los pudientes para alcanzar el éxito, no habrá una verdadera democracia, tanto es esto que incluso el FMLN ha creído que dotando al partido de dinero con empresas partidarias es más fácil alcanzar el gobierno o mantenerse en él, pero a cambio de perder la colaboración directa de sus miembros o se han creado mecanismos de financiamiento como el famoso 20% del salario de los empleados públicos según el partido al que pertenecen, siendo entonces financiados por la planilla pública y por ende del gasto público, lo cual es simplemente una idea más de cómo hacer que todo funcione “gratis”, es decir, sin que la gente ponga nada.

El que paga los mariachis paga la canción y eso está claro que todos lo sabemos, por eso me preocupa que insistamos tanto en eso que ahora la oligarquía tal cual su definición sea la que realmente construya al futuro el poder, porque si la oligarquía de derecha se nos ha dicho es mala tanto más o igual lo será de la izquierda, pero por ahora solo los millonarios tienen el chance.

Los ciudadanos debemos por ello dejar de pensar cómodamente, es decir, votar por aquellos que se proponen y cuyo apoyo no requiere dinero de nosotros porque ellos lo ponen todo, supone un ahorro en corto pero a largo plazo hemos visto el alto costo al convertirse los gobiernos en corporaciones ya sea de gente pudiente o de pobres queriendo ser pudientes; de cualquier manera creo que siempre los votantes somos los que menos valemos en la solución de los problemas y los ricos siempre se mantendrán en el poder, entendiendo que hoy hay millonarios de derecha y millonarios de izquierda esperando gobernar a la mayoría de pobres.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.