Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Opciones válidas del elector

martes 17, febrero 2015 - 6:16 pm

En las próximas elecciones legislativas de marzo, habrá tres tipos de votantes, a saber: En primer lugar, los que obedezcan plenamente las instrucciones de sus partidos, que les mandan votar por la bandera, entregando así voluntariamente su derecho a elegir a las personas que les representarán en la Asamblea y dándoselo al grupo de personas que conforman las cúpulas de sus partidos.

En este caso, resultarán electos los candidatos que aparezcan en primero, segundo, tercer lugar, etc., hasta el número de diputados que le correspondan a los partidos, según la circunscripción de que se trate, pero siempre en el orden de preferencia que las cúpulas inscribieron.

En segundo lugar estarán los votantes que obedezcan parcialmente las instrucciones de sus partidos. Éstos preferirán ejercer su derecho a elegir a las personas que les representarán en la Asamblea marcando las caras de uno o algunos de los candidatos propuestos por los partidos, aun cuando no coincidan con el orden en que los aspirantes fueron inscritos por las cúpulas. Estos ciudadanos establecerán un orden preferencial variable, pero sin marcar candidatos que no pertenezcan a sus partidos.

publicidad

En este caso, resultarán electos los candidatos que más marcas acumulen de acuerdo al sentir de los simpatizantes partidarios, que no forzosamente estarán identificados con los listados propuestos y ejercerán un nivel de escogencia superior al que ejerciten los que únicamente marquen sobre las banderas.

Finalmente, tendremos votantes que prefieran ejercer plenamente su derecho a elegir, en total y completa libertad, a quienes según su criterio y voluntad les representarán mejor en la Asamblea, seleccionándolos de entre los candidatos propuestos por todos los partidos. En este último caso resultarán electos los candidatos que acumulen mayor número de marcas y superen a los seleccionados por las dos clases de votantes ya descritas.


La diferencia entre la próxima elección legislativa de marzo a la realizada en 2012 estriba en que, gracias al reclamo de la sociedad civil, la honorable Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia sentenció como inconstitucionales los artículos del Código Electoral que abusivamente violaban la libertad del voto, al forzar a la población a seleccionar únicamente a candidatos inscritos por un solo partido.

Esta conquista democrática es la que ahora podremos aprovechar, sobre todo si hacemos nuestra tarea de evaluar perfiles de candidatos y comparar     plataformas.

Hoy sí tendremos la opción de decidir si voluntariamente queremos que otros decidan por nosotros, o si, por el contrario, queremos ser nosotros los que decidamos en un asunto de tanta trascendencia como es elegir a nuestros representantes en la Asamblea Legislativa. Después de todo, serán ellos los que tendrán el poder de regir nuestras vidas y conducir a la nación hacia una auténtica democracia.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.