Cerrar [X]

Nacionales

Población trans huye del país ante inseguridad

viernes 27, febrero 2015 - 12:00 am

Migrantes trans en el albergue Hermanos en el Camino de México. /FOTO TOMADA DE PROCESO.COM.MX ORIGINAL DE JACCIEL MORALES

Migrantes trans en el albergue Hermanos en el Camino de México. /FOTO TOMADA DE PROCESO.COM.MX ORIGINAL DE JACCIEL MORALES

La amenaza de ser asesinadas en El Salvador llevó a tres mujeres trans a huir del país, pero al llegar a México fueron víctimas de robo, violación y ultraje, informaron esta semana medios mexicanos. Las tres jóvenes identificadas como Kendra, Daniela y Nahomy recibieron amenazas de muerte por lo que decidieron salir del país el 26 de diciembre del año pasado.

Según su denuncia, las personas que las asaltaron y abusaron sexualmente cuando llegaron a México vestían uniformes de los agentes del Instituto Nacional de Migración (FDCCI). Pocas horas después del ataque lograron interponer una denuncia ante la Fiscalía en Delitos Cometidos en Contra de Inmigrantes (FDCCI) de Chiapas, pero trascendió que la declaración se perdió.

publicidad

Entre las jóvenes, Kendra ha sido parte de la Asociación ASPIDH-Arcoiris y tiene experiencia en la lucha por los derechos de su comunidad. Recientemente la misma directora de ASPIDH-Arcoiris, Paty Hernández, tuvo que huir también del país después de ser amenazada de muerte. Debido al riesgo que se enfrentarían si regresan a El Salvador, las tres solicitaron una visa humanitaria ante una representante de la Secretaría de Gobernación de México, identificada como Magda Domínguez Sánchez. Aunque les dejó su tarjeta y les dijo que iba a estar en contacto ya no la volvieron a ver, tampoco respondió a sus llamadas.

Después de interponer también una denuncia penal por violación, robo y lesiones ante la Fiscalía de Chiapas fueron enviadas a un albergue, pero se sintieron olvidadas y luego les pidieron que se retiraran del albergue. Solo hasta que decidieron hacer público el caso y contactaron a Darwin Pereyra, activista de la comunidad LGBTI volvieron a ser llamadas por la Fiscalía. Desde su primera denuncia habían pasado más de 50 días para volver a ser atendidas.


Otro caso similar se dio en octubre del año pasado, Roberto Carlos Granadeño Bernal, de 21 años, vivía la incertidumbre de ser deportado de Estados Unidos hacia El Salvador. El joven estaba detenido en el Centro de Detención de Stewart, en Lumpkin, Georgia, después de haber sido detenido al cruzar ilegalmente la frontera de México con Estados Unidos. Granadeño huyó del país tras ser violado y amenazado de muerte por pandilleros de su colonia. El joven fue agredido en varias ocasiones e incluso le cortaron el cabello para burlarse de su identidad femenina. El temor a ser asesinado se intensificó cuando una compañera trans fue desaparecida por los pandilleros.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.