Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Primero la verdad

Juan José Monsant Aristimuño / Exembajador venezolano en El Salvador

sábado 11, febrero 2017 - 12:00 am

Lo primero es lo primero. Hacer un reconocimiento público a este Diario, donde semanalmente me doy cita conmigo, a sus propietarios, al Editor Jefe y los lectores. Conmigo, porque, vaya si algunas veces me levanto sin ganas de hacer algo (parece una galimatía, pero la no acción es una acción por omisión), de no escribir, investigar o reflexionar no solo en lo político sino en lo cultural, social o tecnológico; claro, a mi nivel. Simplemente me bloqueo ante el agotamiento de tanta sin razón. Por ejemplo, escribir sobre Venezuela es fatigante, es convertirse en Sísifo, Prometeo, condenados a repetirse una y otra vez, como rueda sin fin. Porque ya se conoce el final, aunque nos negamos verlo, conocemos los protagonistas, aunque nos duela, y presentimos el final. Un caso cerrado, como dice la doctora Polo.

Es como el Califato Islámico y su pretensión vociferada hasta la sangre, de convertir la humanidad en un valle de huesos secos, un erial en nombre de Alá. Quizá por ello la periodista, visionaria y escritora italiana, ya fallecida, Oriana Fallaci, quien llegó a entrevistar a los personajes más resonados de su época (para no utilizar el mote de importantes), entre ellos a Yasser Arafat, Golda Meir, Kissinger, Ayatolah Jomeni, Federico Felini, Nguyen Giap, Galtieri, Kadafi, terminó exiliada en los Estados Unidos al ser perseguida judicialmente y amenazada de muerte en su propio país, aunque ella es florentina, por los islamistas radicados en Europa. En ese exilio presenció los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York, y su dolor e indignación la llevó a escribir un libro profético llamado “La Rabia y el Orgullo”, donde describió la invasión islámica en Europa y la destrucción paulatina de sus valores y cultura.

Oriana fue una feminista en su actuar y ejemplo, hasta cuando perdió su “hijo que no llegó a nacer”, pero jamás se arropó en esa izquierda militante reagrupada en lo que hoy se conoce como la LGTB, que está imponiendo en las democracias occidentales, en particular en la de Estados Unidos, lo que los islamistas radicales han logreado en Italia, Francia o España, por ejemplo.

publicidad

Regresando al inicio, la cita con el Editor la asumí con el curtido periodista nicaragüense, que comparte, como yo mismo hago, sus hijos con el gentilicio salvadoreño. Y tiene paciencia, unas veces me atraso, otras corrijo varias veces el escrito inicial; pero tiene una justificación: el respeto al lector (las comas deben ir donde deben, y no en otra parte).

Así que uno mis buenas intenciones y felicitaciones a la existencia y proyección de este Diario, a sus fundadores y a sus hijos que continuaron el legado del padre, como cuota de responsabilidad con la sociedad a la que pertenecen; y a todo el equipo que conforma ese micro mundo empresarial tan particular como es un medio de circulación nacional, plural y objetivo. Desde el motorizado que reparte la edición del día, los periodistas, el Consejo Editorial, el Editor en Jefe, la gerencia, las recepcionistas, secretarias, los reporteros gráficos, el diagramador. En fin, un equipo humano en función de la investigación y la búsqueda de la verdad, para informar.


Ese ejercicio del periodismo es al cual aspiramos los ciudadanos, no aquél que busca crear un patrón de opinión contrario a la verdad. Por ejemplo, tomemos el caso del presidente Donald Trump; es posible no compartir su temperamento, carácter, valores y posturas exteriorizadas desde su Alta Investidura; pero, en el caso de la Orden Ejecutiva 31769 que restringe la entrada al país, durante un lapso determinado, a siete países del Medio Oriente, no se habla de religión sino de países, y se quedó corto en su enumeración.

No obstante, la Orden Ejecutiva se ha presentado como una manifestación anti musulmana; no como lo que es, una búsqueda de la seguridad que se reclama a gritos, ante las reiteradas amenazas y acciones terroristas realizadas por islamitas radicales en el propio territorio estadounidense.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Los comentarios están cerrados.