Cerrar [X]

Blog

lunes 23, mayo 2016 | 1:47 pm

PUÑO DE HIERRO GUANTES DE SEDA

                                     De: Roxana Castro

                          Por:  Juan Glower

1

Las esculturas de Roxana Castro han sido recibidas por el público con admiración y bastante recelo pues se trata de una expresión novedosa y  muy pocas personas se han atrevido  pronunciarse al respecto de su valor: como expresión, como estilo, como arte.  Parece que muy pocos profesionales del arte se han dado el tiempo para reflexionar de que el trabajo de Roxana viene de raíces profundas, en lo que se refiere a tradiciones regionales y ha corrientes artísticas que han transformado el arte occidental. Como puede ser el arabesco, el tejido y el troquelado arquitectónico decorativo, los dos primeros tienen varios milenios de existir y el tercero varias centurias.

2

Además de tener tanto tiempo de existir, estas técnicas artísticas de arte occidental, se encuentra otras razones de peso que le dan legitimidad a la obra de la escultora Castro, esto es de que utiliza imágenes de objetos tradicionales: regionales y coloniales, como pueden ser: las mantillas, los delantales, los manteles, los abanicos y los chales, etc.

3

 

Sírvase lo anterior para darle punto de referencia a tan admirables esculturas.

4 Nos hemos referido a las tradiciones que han sido acogidas por un sector dominante de la sociedad a través del tiempo, esto nos trae a otro elemento crucial en la obra de Roxana, el material, el medio en el cual ella materializa su obra es- lámina galvanizada, material que popularizan los desposeídos de nuestra sociedad para construir sus viviendas y se puede afirmar que de la gran mayoría de la clase trabajadora.

Esto convierte el arte de la escultora Castro en arte del pueblo que no es lo mismo que decir popular.  Tenemos demasiados ejemplos de maestros de arte del pueblo. Los escultores de obras monumentales de la tristemente recordada Unión Soviética, los grandes muralistas de la revolución Mexicana.

La obra de Roxana Castro ha sido presentada en dos maravillosos eventos, ambos asombraron al público presente: la primera por su magnífica presentación y la segunda por su incomparable escenario o  plataforma de presentación: el Museo del Ferrocarril Nacional, FENEDESAL.

 

 

Este segundo evento, se puede decir, que ha sido un espectáculo sin precedente en nuestra región, me atrevo de nombrarlo como un “happening” por lo esplendorosamente original y mejor sitio no podía haber escogido nuestra escultora para crear una atmósfera armoniosa para su obra.

 

 

 

5

Nos comenta Roxana que las decisiones para llevar a cabo estos eventos la mantuvieron nerviosa hasta el último momento, pero que ya la decisión había sido tomada y solo había que esperar, “Me encuentro muy satisfecha por  las muestras de asombro y admiración que  el público mostró”.  Y es que no podía haber sido de otra manera, pues los riesgos de llevar a cabo algo, por vez primera, son incontables, pero esto no amedrentó a nuestra artista nacional.  Tradicionalmente las muestras de arte se llevan a cabo, presentando la obra expuesta con la menor distracción posible, Roxana se atrevió a poner su obra en una pasarela y con una escenografía especial, que podría resultar en una obstrucción de  atención a su obra o hacerla destacar aún más y como Roxana esperaba, los eventos fueron un pedestal para su escultura.

6

Creo que lo más importante de las exposiciones de Roxana Castro, es que dejó claro que su obra es un tipo de escultura moderna, con todas las de la ley; cuestión muy importante puesto que existían dudas y detractores sobre su obra. Creo que toda interrogante ha sido despejada por la repuesta sobre su trabajo que brindó el público, que se hizo presente.

7

Ya que hemos determinado que su obra pertenece al arte de tres dimensiones y que ocupa un espacio; ahora podemos tratar de ubicarla en un estilo o corriente artística.   Como mencionamos que las técnicas tienen raíces históricas y que sus objetos en muchas ocasiones representan elementos tradicionales, coloniales, acentuando su valor estético y al mismo tiempo otros elementos de modas actuales, es muy factible señalar que esta obra pertenece a una fusión entre Pop, Armor y Art Deco, más que todo por la forma en que la obra individual se presentará en su pedestal y lugar de exhibición.

8

Quedamos pues deseosos de ver la continuación de las esculturas de Roxana Castro, será todo un acontecimiento ver la evolución de su trabajo y volver a experimentar su originalidad, que al final se transmite en las presentaciones de su obra, con eventos especiales, que llevan un alto grado de riesgo por su novedad, y se han convertido en algo que se espera de Roxana; la cual, por el momento ha podido resolver de una forma exquisita para asombro y deleite de todo su público.

9