Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Recobrando la historia

Sábado 12, Diciembre 2015 - 12:00 am

No importa cómo se le mire, cuente o analice. Lo cierto es que dos años después de aquella elección presidencial entre gallos y madrugadas del 14 de abril de 2013, cuando Nicolás Maduro apareció ganando al siguiente día por menos del 1% a un desconcertado electorado opositor que, con actas en mano, había dado por sentado el triunfo del  candidato de la UNIDAD Henrique Capriles Radosnky, la dictadura sufrió una contundente derrota electoral legislativa el pasado 6 de diciembre.

Maduro comenzó mal, ya mal venía desde el mismo momento en que su encargaduría presidencial a la muerte del dictador en Cuba, se  hizo contraviniendo la Constitución que ellos mismos se habían dictado; según el Texto Magno, le correspondería al Presidente del Congreso, en ese momento al diputado oficialista diosdado cabello, asumirla. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia le otorgó la investidura a un vicepresidente no electo, sino nombrado administrativamente por Chávez desde La Habana, en una fecha en la cual, supuestamente, ya había fallecido, y con el formato de una firma electrónica.

Pareciera demasiado enredada la anterior exposición, pero es que así fue. Una extraña aparición en la televisión venezolana, en la cual Chávez solicitaba al PSUV nombrar a Maduro candidato presidencial si moría, un regreso apresurado a Cuba y, un funeral convertido en carnaval al retorno del cadáver a Venezuela. Lo demás es historia.

publicidad

El Principio de Peter se le vino encima al mandatario de dudosa procedencia y legitimidad. Sin idea de economía, administración ni sentid o del concepto de legalidad, pretendió imitar a Chávez, pero no compactó sino que desintegró su partido, y extinguió los residuos de la economía productiva que aún quedaban; se peleó con la Iglesia, sindicatos, mandatarios extranjeros, fuerzas armadas, alcaldes, gobernadores, habló con pajaritos, viajó, bailó, volvió a viajar, se disfrazó y, se involucró directa o indirectamente en la peligrosa actividad de la droga, el lavado de dinero y la protección del terrorismo internacional. El cargo le sobrepasó, no estaba preparado moral, intelectual ni políticamente para gobernar, ni para ser el Comandante en Jefe de las FFAA.

Tres a uno le ganó la elección parlamentaria la oposición al gobierno, no ganaron ni en Barinas donde  nació Chávez, ni en las barriadas caraqueñas; ese día salió a votar hasta el caporal de la hacienda Maisanta por la democracia, el orden, la cordura, el derecho a comer, la medicina y la seguridad de sus vidas; por la decencia, el orden legal y la libertad.

Ahora dicen que gobernarán con los colectivos (pero es que, hasta en el populoso 23 de enero perdieron, allí, donde está la tumba faraónica del dictador), así como perdieron los tres diputados indígenas, y todos los de Caracas. Pero siguen amenazando, a pesar que el sentido de sobrevivencia, y otras realidades, provocó que el Alto Mando militar hiciera respetar el resultado, y se acogiera a la Constitución.

Lo cierto es que Unidad Democrática obtuvo 112 de los 167 diputados electos. Solo 55 el PSUV, aunque más de uno debe estar evaluando si vale la pena seguir con un proyecto que fracasó, se acabó, se derrumbó. Con esos 112 diputados, de los cuales uno de cada cuatro son mujeres (24), la UNIDAD obtuvo la mayoría calificada que le permitirá, entre otras iniciativas, modificar o dictar leyes orgánicas, autorizar viajes del presidente al exterior, emitir votos de censura, dictar la Ley de Amnistía para los presos políticos, convocar referendos, revisar, modificar o denunciar Tratados, Acuerdos o compromisos políticos y económicos internacionales contraídos en detrimento de la República y, hasta convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (iniciativa de la cual soy partidario) que permita desentramar ese cuerpo jurídico ininteligible, contradictorio y estatista, que ha llevado a la paralización de la economía nacional y al derrumbe de las instituciones republicanas. Por primera vez en 17 años de dictadura, la Asamblea ejercerá con independencia sus funciones de equilibrio y control, tal como lo requiere un Estado de Derecho.

Y todo eso se hizo con los motorizados armados en la calle, sin derecho a publicidad, los medios en contra, 82 presos políticos, más de 20 encarcelados en La Tumba (calabozos situados a 14 metros bajo tierra), y sin la presencia de observadores internacionales. Luego de esa descomunal y desigual batalla, tanto la UNIDAD como el electorado que perdió el miedo y salió a la calle, no se dejarán arrebatar lo que tantos mártires de la democracia nos legaron.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons