Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Renacimiento en medio de la crisis

Martes 14, Julio 2015 - 12:00 am

Vivimos en crisis recurrentes desde los años veinte del siglo pasado: dos guerras mundiales, una guerra fría, sesenta años de dictaduras militares y político militares, múltiples fenómenos naturales -desde 1917 superamos cuatro terremotos, erupciones volcánicas que nos devastaron, así como innumerables huracanes, ciclones y tormentas tropicales cada vez más frecuentes-; epidemias como paludismo, dengue y chikungunya; y vivimos una cruenta guerra civil por más de una década. Más de tres millones de compatriotas, rompiieron  fronteras y cruzaron desiertos, en un éxodo de más de cinco mil kilómetros que superó al bíblico del pueblo de Israel en búsqueda de la misma tierra prometida donde fluye leche y miel.

Aquel poeta que escribió “cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre”, en su Poema de Amor, nos recuerda que los salvadoreños: ampliaron el canal, repararon la flota del Pacífico, sembraron maíz en plena selva extranjera, sobrevivieron al escorpión en las bananeras, el ciclón, la nieve del norte; son los “hacelotodo”, los “vendelotodo” y los mejores artesanos del mundo. No es solo un poema, es la verdad. El renacimiento de la sociedad en medio de la crisis está vinculado a la capacidad, voluntad y estoicismo de nuestro pueblo de superar las dificultades, y el repaso de la historia lo demuestra. El reto de este periodo es asumir la seguridad como tarea de todos, elevar la educación en cobertura y excelencia, y ser productivos para generar suficiente empleo y riqueza.

Un estudio reciente de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana destaca las virtudes del turismo como actividad económica y fenómeno social que puede contribuir de manera estratégica al desarrollo; el turismo a diferencia de otras ramas económicas tuvo en El Salvador, en apenas un año, un crecimiento del 8.6% en relación con el anterior, aportó a la economía $1110 millones, generó cientos de miles de empleos directos e indirectos, reportando los centros turísticos un crecimiento de visitas del 14%.

publicidad

Evidentemente esto demanda -como lo señala el estudio- políticas de Estado, marcos legales que comprometan instituciones de respaldo; enfoque multisectorial que abarque hasta la infraestructura de transporte y otros servicios de soporte; así como estrategias adecuadas que aseguren la incorporación efectiva de diferentes sectores a cadenas de producción y servicio, elaboración y venta. Requiere de un esfuerzo concertado, interinstitucional, transversal en la búsqueda de competitividad, asegurando el acompañamiento en la gestión de planes adecuados de negocio, asesoría técnica permanente y acceso a tecnologías de información para la publicidad y las comunicaciones.

Esta iniciativa, contemplada en la ruta del plan quinquenal, fortalecerá un sector productivo generador de ingresos económicos, en especial, de divisas frescas y prevé la diversificación y crecimiento de las economías locales, incluso en zonas muy deprimidas. El turismo provoca una ampliación positiva del mercado de consumo a distintos niveles, estimulando demandas en cadena de la producción de bienes y servicios de alto valor agregado; permite, además, establecer rutas turísticas, áreas costeras, de montaña, ciudades y pueblos coloniales con enfoque cultural. No es casual entonces el creciente entusiasmo por el emprendedurismo turístico en el país, generándose cientos de Consejos de Desarrollo Turístico en municipios, comunidades y departamentos como el San Vicente.

El programa turístico “PUEBLOS VIVOS”, muy bien manejado por el Mitur y Corsatur, involucra a 235 municipios, multiplicando una enorme variedad de iniciativas creativas en torno a la producción de artesanías –mimbre, madera, textiles, añil, pintura, escultura, bisutería-, gastronomía -pupusas y típicos, bebidas naturales y espirituosas, sorbetes artesanales-, alimentos varios -loroco, jocote “Barón Rojo” y productos del mar- y nuestro café, desde su producción hasta el consumo. Ha estimulado el surgimiento de innumerables hostales, hoteles, restaurantes, centros turísticos privados y públicos, generando un micro, pequeño y mediano nuevo empresariado pujante que multiplica los empleos, que van desde profesionales del turismo y guías hasta productores de los más variados bienes para estas cadenas.

En consecuencia, se ha verificado un creciente interés de la comunidad financiera internacional para respaldar esta industria. En la actualidad se ejecuta un proyecto de $25 millones orientado a 11 municipios de la franja costero marina de Usulután y La Libertad y Fomilenio ll contempla el desarrollo de infraestructura y servicios en esta ruta.

El estímulo del desarrollo turístico, ya sea para el mercado local, nacional o internacional constituye una industria integral que combina el rescate y fomento de una cultura ambiental, articulada a un enfoque estético y armónico de la infraestructura urbana y rural. Rescata y proyecta nuestras raíces culturales y artísticas, conduce al desarrollo económico y productivo con empleos dignos, con un profundo impacto social que repercute en la organización, movilización, capacidad de gestión y, por lo tanto, nos acerca a la democratización de la economía y sobre todo a la convivencia familiar, propiciando un espacio solaz y tranquilo de encuentro -como decía el poeta- entre “mis compatriotas, mis hermanos”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons