Cerrar [X]

Editorial

Sin un control de los penales, no habrá seguridad

Diario El Mundo

jueves 12, febrero 2015 - 7:10 pm

El Gobierno presentó el miércoles una novedosa ley antiextorsiones que ciertamente incorpora elementos no previstos previamente en nuestra legislación penal y que pueden marcar una etapa diferente en la lucha contra este flagelo que afecta profundamente a todos los estratos de la sociedad.

Pero mientras no haya un control estricto y militarizado de los centros penales, ninguna ley, por brillante y bien intencionada que sea, podrá funcionar. Los centros penales, todos, deben estar bajo el control absoluto de las autoridades, no de los jefes pandilleros. Las autoridades –léase Fuerza Armada, PNC o custodios– deben controlar el perímetro, el interior de pasillos y celdas, los horarios dentro de las celdas y, por supuesto, el ingreso y salida de todo tipo de personas y objetos.

El problema no son solo celulares y tablets, que ciertamente eso se arregla con el bloqueo de señales, es todo el entramado de poder que los pandilleros han generado dentro de las prisiones, al convertirlas en cuarteles generales de sus fechorías, bajo la complicidad o la negligencia de los custodios.

publicidad

Las fuerzas élites militares y policiales deberían tener las cárceles bajo control, con una disciplina estricta, aunque salte la Procuraduría de Derechos Humanos –como lo ha hecho frecuentemente en el pasado– u organicen marchas los mareros libres. La seguridad y tranquilidad de un pueblo es más importante que cualquier otro argumento, por muy noble que aparentemente sea.

Ningún país del mundo puede tener seguridad si no hay autoridad y controlar las prisiones puede ser un buen inicio.


 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.