Cerrar [X]

Blog

lunes 29, mayo 2017 | 2:28 pm

“Sobre esta roca edificaré mi iglesia”, así reza el estribillo con el que jerarcas, clérigos y feligreses, aseguran que Pedro fue el primer Papa Católico de Roma.

Según Mateo 16:18 Jesús dijo “y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Es obvio, que cualquier cosa que Jesús haya dicho a Pedro, de acuerdo a la palabra de Dios escrita en la Biblia –absolutamente nada– tuvo que ver con los papas católicos de Roma. Al discípulo Simón de sobrenombre le llamaban piedra o Pedro. ¿Pero, roca? ¿A quién se refiere como, roca?

De acuerdo a la Biblia, roca no es el nombre de Dios, pero si, una figura con la que se indica a Jesús, y la encontramos en varios pasajes de la Biblia, en Deuteronomio 32:4 “El Señor es la Roca cuya obra es perfecta”, en 32:15 “y menospreció la Roca de su salvación”, en 32:18 “de la Roca que te creó te olvidaste, te has olvidado de Dios tu creador”, en 32:31 “porque la roca de ellos no es como nuestra Roca”.

En 2a. de Samuel 22:2 “El Señor es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador”, en 22:32 “¿y qué roca hay fuera de nuestro Dios?”, en 22:47 “viva El Señor y bendita sea mi roca, y engrandecido sea el Dios de mi salvación”.

En los Salmos, 18:2 “Señor, roca mía y castillo mío, y mi libertador”, 19:14 “oh Señor roca mía, y redentor mío”, 28:1 “a ti clamaré, oh Señor Roca mía”, 31:2 “inclina a mi tu oído, líbrame pronto, sé tú mi roca fuerte”, 61:2 “llévame a la roca que es más alta que yo, porque tú has sido mi refugio”, 62:2 “él solamente es mi roca y mi salvación”, 71:3 “porque tú eres mi roca y mi fortaleza”, 89:26 “mi Dios, y la roca de mi salvación”.

En Mateo, 7:24 “le compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca”, aquí Jesús está diciendo que los que construyen sobre la roca son aquellos que se basan en su palabra. En 1a. Corintios 10:4, refiriéndose a los israelitas que iban por el desierto a la salida de Egipto, “y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo”.

El mismo Simón de sobrenombre Pedro, en su 1a. carta 2:7-8, refiriéndose a Jesús declara “para vosotros pues, los que creéis, Jesús es precioso, pero para los que no creen, la piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo, piedra de tropiezo, y roca que hace caer”. Aquí, Pedro está diciendo a través de una figura, que no obstante que Jesús fue rechazado por algunos, vino a ser la cabeza del ángulo, la principal base con la que se construía un edificio. En Efesios 2:11-22 Pablo nos dice que Dios hizo de judíos y no judíos un solo pueblo, una sola iglesia donde todo su edificio va creciendo, y donde la principal piedra del ángulo es Jesucristo mismo.

En Hechos cap. 2, Jesús, tal como lo había dicho antes de ascender al cielo, y a través del Espíritu Santo, el cual es el mismo Espíritu de Jesús, se hizo presente para –fundar– la Iglesia Cristiana en Jerusalén, bautizando a los presentes con Espíritu Santo y fuego, tal como Juan Bautista lo había anticipado en Mateo 3:11 “yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento de pecados, pero el que viene tras mí, cuyo calzado no soy digno de desatar, es más poderoso que yo, él os bautizará con Espíritu Santo y fuego”.

Simón, de sobrenombre Pedro, se puso en pie para testificar que lo que estaba ocurriendo era de acuerdo a lo anticipado por los profetas, y que a Jesús, a quien ellos habían crucificado, Dios lo había hecho Señor y Cristo. Allí en Jerusalén y no en Roma, se fundó la Iglesia Cristiana y no hay ningún registro bíblico que indique que Jesús nombró a Simón como primer papa de Roma, ni siquiera de que haya viajado a Roma.

La Biblia si da fe de que Jesús nombró a Pablo como instrumento escogido para llevar su evangelio a todo el mundo incluyendo a Roma, ver Hechos 9:15 y Hechos 23:11, todas sus cartas dan testimonio de las iglesias que fundó, ver Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses y la carta a los Romanos. Entre otros, Hechos cap. 27 y 28 testifica de uno de los viajes de Pablo a Roma.

Dejo al lector en la libertad de juzgar, si o no, “sobre esta roca edificaré mi iglesia”, tiene la honesta base de que el discípulo Simón de sobrenombre Pedro fue el primer papa de Roma y fundador de la Religión Católica de Roma, a pesar de que, la historia registra que fue el César Constantino quien tenía el título de Sumo Pontífice en calidad de administrador de las religiones y de los asuntos de los dioses del Imperio de Roma, quien fundó la Religión en el año 325 DC en el Concilio de Nicea.

Por: Salvador Donato