Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Talento y krisis

Jaime Barba / REGIÓN Centro de Investigaciones

miércoles 11, abril 2018 - 12:00 am

Se necesita un especial talento político para sortear la krisis que zarandea a El Salvador. Y krisis (con k) aquí significa, en sentido griego (κρίσις): lo que se mueve bajo el piso. No se trata de la noción banalizada de crisis, de la que se habla siempre con ligereza. Krisis remite, entonces, a desequilibrios estructurales, y quizá por eso los actores principales del proceso nacional esquivan el bulto.

Se ha supuesto que había un rumbo desde 2009 y quizá por eso se le antepuso el sambenito electoral de cambiar el rumbo. Digamos que sí, había un rumbo, un extraño y vaporoso rumbo. Entonces, los estrategas del marketing electoral plantearon que ahora tocaba torcer aquello. Pero hay muchas preguntas de por medio. ¿Se comprende que ese cambio de rumbo debe darse en el marco de esta krisis? Y además, ¿cuál sería el rumbo a seguir? ¿Se trata de un mero eslogan o en realidad existe una hoja de ruta de gran precisión que estaría sugiriendo que en un santiamén podríamos encontrarnos en otra situación?

Si se considera el asunto de la economía habría que apostillar que los virajes (o cambios de rumbo) solo son viables si son graduales, solo pueden sostenerse si son precisos y no meras especulaciones basadas en presupuestos endebles.

publicidad

¿Y este cambio de rumbo a dónde nos conducirá? ¿O se trata de una gran voltereta para caer en el mismo lugar?

Esta campaña presidencial adelantada debería ser la gran oportunidad para debatir acerca de estas cuestiones.


Es peligroso jugar con las expectativas ciudadanas. Las recientes elecciones del 4 de marzo han mostrado que hay ahora un poco más de conciencia crítica y el hecho de votar (o no) también podría haber comenzado a convertirse en un acto de consciencia, al menos en algunos segmentos sociales. La debacle electoral del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, es un indicador de lo que pasa cuando las expectativas no son tasadas con seriedad y compromiso.

Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, está sugiriendo que habrá un cambio de rumbo y que de paso el salvadoreño promedio estará mejor que hoy. ¿Es esto posible sin considerar que se parte de un cuadro de krisis? ¿Es que ARENA tiene bajo la manga una fórmula mágica todopoderosa? Es difícil creer tal cosa.

Ahora ARENA tiene allanado el camino para ganar la elección presidencial de 2019, pero de manera adicional debe hacerle frente a la complicada situación que heredará. Y aquí es donde puede estar la piedra en el zapato.

No se está en el año 1989 ni se cuenta con un aparato gubernamental ágil y eficiente que podría asimilar sin rechistar el pretendido cambio de rumbo.

La fórmula de generación de empleo para dinamizar el consumo y así presionar a la inversión para que reaccione no es suficiente en el caso salvadoreño. Por una sencilla razón: los problemas fundamentales del país no pueden (ni deben) encapsularse en el compartimiento económico.

No caben muchas dudas en cuanto a la gravedad de la circunstancia presente. Los desafíos ambientales, culturales, demográficos, sociales, urbanos, económicos, políticos son de gran envergadura, pero los partidos políticos (y sus patrocinadores) no parecen caer en la cuenta de ello. Han preferido irse por las ramas. En sus argumentos de campaña electoral es donde desnudan su orfandad conceptual.

Si no se asume con responsabilidad y talento político la delicada situación presente, pues la krisis puede mostrar descarnaduras.

Al parecer a las fuerzas políticas principales les da pánico arribar a un escenario en el que se antepongan los intereses nacionales a los intereses particulares, porque sus privilegios se achicarían. Sin embargo, estamos llegando a un momento de definición estratégica que podría permitir establecer una suerte de marco básico para enderezar el curso nacional. Si estas fuerzas políticas no se animan a dar ese paso, pues otras expresiones (léase, nuevos movimientos sociales autónomos de las férulas partidarias) podrían  hacerlo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.