Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Traición de alto nivel

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

viernes 15, junio 2018 - 12:00 am

Es notorio que El Salvador está pasando por diversos problemas que por décadas no se han podido resolver, como: la inseguridad, la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades y la carencia de sinergia gubernamental para interactuar con los demás sectores y se propicie así un crecimiento económico; pero en los últimos 30 años el sufrimiento mayor que se ha tenido es la plaga que se creía extinguida, me refiero a la corrupción, ya que ha surgido con una fuerza mayor que en los años 1980.

No obstante, gracias a los instrumentos legales que hoy se tienen se puede perseguir sin premuras, aunque he de decir que la corrupción se vuelve indetectable ya que los que  fomentan esta actividad ilícita, no solo detentan el poder, sino que además tienen cooptadas todas aquellas instituciones públicas donde se administra justicia, por medio de sobresueldos, pago de favores y eligiendo a personas amanuenses a sus intereses para que dirijan estas instituciones, a fin de que sepulten cualquier indicio de investigación  que los vincule a la corrupción.

Por esa razón, era imposible que una investigación de corrupción contra un determinado funcionario público avanzara; sin embargo, las huellas de sus fechorías quedan marcadas en cada actividad ilícita que ejecutó conjuntamente con sus secuaces, es así que a través de años de investigación y con la ayuda de los testigos criteriados, la Fiscalía ha podido dar duros golpes a los funcionarios que se consideraban intocables, pero que hoy están bajo las rejas por presuntos actos de corrupción.

publicidad

Siempre lo he dicho: a la corrupción se le debe combatir independientemente de donde venga, así sea la Reina Isabel o el Papa Francisco, y no se debe ser tolerante, ni permisivo; por ello creo que debemos darle el beneficio de la duda a la Fiscalía y que ésta pueda realzar su trabajo sin intromisiones, ni injerencias de ningún tipo, para no entorpecer las investigaciones, y se llegue así al fondo del asunto, lo cual condujera a la recuperación del dinero público sustraído presuntamente por el expresidente Saca y Funes.

Ahora bien, los actos de presunta corrupción en el mandato del Tony Saca, eran de dominio público, y se daban a conocer por medio de leyendas urbanas o vox pópuli, pero aun así no se podía hacer nada, porque el hombre estaba en el poder y creó a su alrededor un vallado que le protegía de día y de noche, como especies de vigías que estaban tras su recompensa al impedir cualquier investigación; esto se dio durante y después de su mandato, pero, a través de las investigaciones, hoy podemos deducir quién lo protegió después de su mandato.


Ese “quién” es el que ahora está siendo procesado, exactamente por lo mismo y por la misma cantidad de dinero sustraída presuntamente por Tony Saca, me refiero al señor Funes que, de ser ciertas las acusaciones que le hace la Fiscalía, no solo traicionó y jugó con los salvadoreños que le dieron el voto de confianza, sino que además tiró por la borda el respaldo que le dieron las bases del FMLN, de modo que Funes no puede seguir excusándose que es un perseguido político, ya que nadie huye de un país, a menos que tenga cola que le pateen.

De manera que el señor Funes no solo ha sido condenado por enriquecimiento ilícito, sino que, además, la Fiscalía aduce que las pruebas que presentó para desvanecer su crecimiento patrimonial son falsas, ya que simuló préstamos para poder acomodar la riqueza mal habida; pero ello solo representa una chispita de toda esta debacle que hoy enfrenta, así que las excusas se acabaron, ya no puede continuar con el paraguas de la persecución política, ni muchos menos diciendo que la corrupción que se le atribuye es una conspiración de ARENA, por haber hecho que procesaran a Francisco Flores.

Así que lo mejor que puede hacer el FMLN, de cara a las elecciones 2019, es desvincularse por completo de Mauricio Funes, y cuando le pregunten si le conocen, que lo nieguen rotundamente, para que los salvadoreños olviden lo que un día escucharon decir del Secretario General del FMLN, que ellos le aconsejaron a Mauricio Funes que mejor pidiera asilo y se quedara en Nicaragua, ya que esta situación los convierte en la actualidad en cómplices.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.