Cerrar [X]

Buenos Días

Tres jóvenes, tres vidas truncadas

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

viernes 13, octubre 2017 - 12:00 am

En junio de 2015, dos jóvenes soldados patrullaban en la terminal del Sitramss, frente a la terminal de Oriente cuando, repentinamente, un sujeto se acercó por detrás de uno de ellos y le disparó en la cabeza. Al caer, el otro militar intentó repeler el ataque, pero otro atacante, que lo esperaba de frente, le disparó y lo asesinó. El hecho sucedió al mediodía, frente a docenas de personas, en lo que las autoridades dijeron entonces que fue una clara emboscada de pandilleros a soldados.

Los delincuentes llegaron hasta los militares haciéndose pasar por indigentes, portando sacos que posteriormente fueron hallados en el interior del carro en el cual huyeron.

Los soldados asesinados fueron José Jaime Henríquez Ayala de 23 años de edad y José Otoniel Perlera Ascencio de 22. Dos vidas truncadas por la violencia, en plenitud de su juventud.

publicidad

Solo uno de los responsables del doble asesinato de los soldados ha sido procesado, un cómplice, el que conducía el vehículo donde huyeron los asesinos, una tercera vida truncada por la violencia.

La vida de Carlos Antonio Mendoza Abarca, de solo 20 años, está condenada a ser dentro de una cárcel. Fue condenado a 40 años de prisión, es decir, dejará la prisión cuando tenga 60 años, no sabrá lo que es tener una familia, ver crecer a sus hijos y afrontar los años productivos de su madurez. La vida le cobrará muy caro el camino de la violencia que este joven escogió.


Lo que no entienden muchos de esos muchachos que andan en las pandillas es que sus decisiones erradas no son errorcitos de juventud, son el camino seguro al hospital, a la cárcel o al cementerio. El caso de Carlos Antonio lo demuestra.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.