Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Un buen trato con Corea

Eugenio Chicas / Secretario de Comunicaciones de la Presidencia de la República

martes 27, febrero 2018 - 12:00 am

En el contexto de una campaña electoral como esta, en la que se espera que los electores tengan suficiente información y criterio para decidir, la firma del Tratado Comercial con la República de Corea aporta mucha confianza al rumbo del país, es una gran noticia, refleja una diplomacia bien orientada y demuestra el interés de este gobierno por mejorar el crecimiento económico, ampliar las capacidades productivas y atraer nuevas inversiones.

He tenido oportunidad de visitar este hermoso país peninsular en diversas ocasiones por más de veinte años y siempre me impresionó la generosidad de su gente, calidez, laboriosidad, disciplina y visión de largo alcance. Al igual que el nuestro, es un pueblo que ha sufrido y trabajado mucho; en su caso, hoy muestran un estado de progreso mundialmente reconocido.

Con una cultura considerada entre las más antiguas tienen además una historia apasionante, llena de heroísmo. En su etapa más reciente, posterior a su independencia de Japón hace 99 años, ha padecido dolorosos conflictos derivados de la ocupación de su territorio, sufrió los duros efectos de la Segunda Guerra Mundial y ha sobrellevado los efectos de la guerra de 1950 que dividió la península con una fractura político social desde donde surge cada vez con más fuerza el clamor de una parte importante de la sociedad que reclama “Korea is one”. Sin embargo, solo ellos, con su milenaria experiencia, sabrán  resolver para bien propio y de la humanidad.

publicidad

Su tránsito a la democracia, aunque firme y decidido, ha sido complejo y tortuoso. La prosperidad de esta nación con escasos recursos naturales ha residido en la extraordinaria apuesta sostenida por formar su capital humano, su alto sentido de nación y su arraigada cultura.

La valiente apuesta por la educación, el recio empeño por la investigación científica y tecnológica, y la capacidad de trascender fronteras con una diplomacia abierta le ha conectado con todo el mundo ha hecho de esta nación de cincuenta millones de habitantes, -comparable a la población de toda Centroamérica-, en un territorio de cerca de cien mil km cuadrados -ligeramente menor a la superficie de Honduras-, todo un emporio de progreso económico y tecnológico que la ubica entre las economías de alta tecnología más desarrolladas del mundo.


Corea también ha sido un socio solidario a través de su agencia de cooperación Koica. En el país ejecutan diversos programas y proyectos como el moderno distrito de riego para aumentar la producción de arroz en el municipio de El Porvenir, Santa Ana; nos otorgan becas de maestría y doctorado, construyen la Unidad de Salud de Atención Familiar Especializada en Soyapango que ya tiene un 35% de avance. En seguridad pública desarrollan con la PNC un sistema de identificación automática de vehículos desde las cámaras de video vigilancia y para la juventud se destaca el Centro Juvenil El Salvador-Corea en Ahuachapán. Además, debemos sumar la cooperación con nuestro sistema electoral al haber donado 1800 escáneres para transmisión de resultados electorales.

Las sólidas relaciones entre El Salvador y Corea datan de 1962, el comercio ha ido en aumento, nuestras economías son complementarias por la naturaleza diferentes de las líneas productivas; En 2017 la cifra de intercambio alcanzó los 243 millones de dólares, 34% más que el periodo 2016. Los productos con los que crecemos en ese mercado son principalmente azúcar y café, rubros que para nosotros generan muchos empleos, mientras recibimos productos de su fuerte industria automotriz y  de avanzada tecnología: llantas, teléfonos móviles, computadoras y línea blanca. Hoy con este Tratado, además de las facilidades de trámites, ventajas arancelarias, se abren nuevas oportunidades para ampliar nuestra oferta de productos de exportación a los industrializados de pesca, jugos y néctares frutales, medicamentos, calzado y textiles entre otros.

Este instrumento está ajustado al desarrollo de la región y ha tenido la ventaja de negociarse desde una Centroamérica unida -con excepción de Guatemala-. Respeta las características económicas de cada país centroamericano con un trato bilateral exclusivo de cada uno con Corea, reflejando los intereses y particularidades de las naciones de acuerdo a su productividad. Antes de este tratado la inversión coreana sobrepasaba los 40 millones de dólares, sin embargo, a partir de esta firma se promueven nuevas rondas de negocios para multiplicar esa cifra.

Este Tratado Comercial genera confianza y esperanza, es una buena puerta para ampliar la inversión extranjera y debe ser ampliamente difundido y analizado para un mejor provecho de acuerdo a las reglas establecidas, otorgándosele la debida asesoría a todos los sectores productivos del país que muestren interés y puedan conectar con sus ofertas, y así elevar nuestro desarrollo generando más y mejores empleos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.