Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Y se armó el relajo

Carlos Alvarenga Arias/Abogado y MAE

jueves 7, diciembre 2017 - 12:00 am

Honduras es un país realmente hermoso. Tiene de todo: playas blancas con aguas cristalinas en su costa caribeña, montañas y cordilleras imponentes, bosques que conservan su natural esplendor, ríos enormes, valles impresionantes, es rica en recursos. Debería ser una potencia económica, o al menos turística, pero no. Se disputa el último puesto con Nicaragua entre los países más pobres de la América hispanoparlante, y uno se pregunta por qué.

Honduras es una nación compleja.

Pero bien, las elecciones fueron el 26 de noviembre y a estas alturas el olorcillo a fraude, pese a que el TSE ya dio como ganador al reeleccionista, Juan Orlando Hernández Alvarado, viene el proceso de impugnaciones. Pero eso sí, en las calles se armó el relajo, las manifestaciones son a diario, así como el cierre de calles, de carreteras, quema de llantas y los maleantes, que no creo que sean parte de las manifestaciones sino infiltrados, aprovechan para hacer más grande el pandemonium en las diferentes ciudades. Literalmente, han prendido fuego a negocios cuando no los han saqueado, han desmantelado cajeros automáticos y robado el dinero. En fin, insisto, el relajo se armó.

publicidad

El Tribunal Supremo Electoral, manipulado, como suele suceder con los tribunales electorales de países tercermundistas, llamó al silencio por mucho tiempo, el mismo domingo de las elecciones, cuando ya debía haber dado los resultados. Y ante el reclamo de observadores internacionales, incluso, se calló. No dijo nada durante seis sospechosísimas horas, momentos oscuros en los que se recordaron los fraudes de las dictaduras militares, solo que más sofisticado. Antes rellenaban las urnas o botaban en las calles, a la vera del camino, las de municipios adversos. Hoy rellenan sistemas de cómputo y modifican actas.

El rumor a fraude, que se convirtió en un terrible hedor, pareció confirmarse cuando el tribunal, después de dar una tendencia a favor de la Alianza opositora contra la dictadura (así se llama), con el 57 % de los votos escrutados y procesados; para sabidos y no sabedores: ya no es una tendencia, sino que un resultado casi imposible de revertir, pero el Tribunal Supremo Electoral hondureño logró el milagro, como en las teletones, o sea, alcanzar la meta. Ahora ya dio como ganador al presidente con un 1.60 %, equivalente a menos de 50 mil votos. La gente no soportó. Salió a las calles.


El miércoles, después de las elecciones, aún daban por ganador a Salvador Nasralla, pero ya el jueves la cosa cambió. Indignante.

Salvador Alejandro Nasralla Salum no es santo de mi devoción, al contrario, me provoca total y absoluto desprecio. Es en potencia un Nicolás Maduro. Es un tipo desquiciado, en un momento dice una cosa y al otro está diciendo lo contrario. Antes decía que lo peor que le había pasado al país era el partido Libertad y Refundación, Libre, del expresidente Manuel Zelaya, y ahora se alió con él para que lo llevaran como candidato. Su discurso no es ni siquiera populista, sino que ridículo. Promete, con el descaro de un político descarado, que va a ser gratis la energía eléctrica, el servicio de agua, el transporte público y cosas descabelladas y tontas como esas.

Solo de imaginármelo representando al país en el exterior se me hacen nudo todas mis maltratadas tripas, pero para mí él ganó. Yo quería la victoria de Juan Orlando Hernández, pero no así, con este fétido olor a putrefacción, a una democracia que está muerta. Exagero, y lo hago con toda la intención.

Juan Orlando Hernández fraguó a paso lento, con astucia, con determinación, esta su soñada relección que el Tribunal Supremo Electoral le ha otorgado. El tipo es tan inteligente, astuto, sagaz, trabajador incansable, pero se granjeó, también a fuerza de vivezas, el odio de la mayoría de la población que, sumando los votos de los otros partidos, votaron contra él.

Hoy solo queda esperar en qué termina esto porque la Alianza no acepta los resultados, las manifestaciones siguen, la situación está tensa y, en palabras del procurador de Derechos Humanos, ya van 11 muertos ligados a los actos y al toque de queda. Honduras, país tan rico, administrado por gente con adoración por robar y gobernar…al precio que sea.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Cortas semanales

Salvador Nasralla pide revisar todas las actas de comicios o ir a segunda vuelta en Honduras …

MÁS INFORMACIÓN
“Conciencia y expresión de asuntos nacionales”

Las recientes declaraciones del señor Medardo González, secretario general del FMLN,que hacen una propuesta política de …

MÁS INFORMACIÓN
Democracia económica y pluralidad gremial empresarial

A lo largo del último siglo se registra, en mejor medida, el magno esfuerzo de nuestra …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.